Enviar
Viernes 28 Junio, 2013

La política de abaratamiento del dinero será solo hasta 2015, ha dicho la Reserva Federal de Estados Unidos. Hay que prepararse para el cambio incentivando la agroindustria


Fomentemos la productividad


En el periodo entre 1978 y 2012 se comenzó en Costa Rica a tratar con seriedad en diversos foros políticos y empresariales el tema de fomento a las exportaciones, como consecuencia de la poca diversificación que tenía ese sector en el país.
Poco a poco se fueron dando tres iniciativas para lograrlo. Una fue la de los famosos Certificados de Abono Tributarios (CATS), los cuales sirvieron para montar negociados que hicieron que se diera santa sepultura a dicho instrumento.
Posteriormente se crearon dos regímenes más, que dan incentivos especiales: el de Perfeccionamiento Activo (PA, llamado el de maquila) y el de Zonas Francas (ZF).
Si partimos del año 2000 y lo comparamos con los resultados a 2012, tenemos que el crecimiento en las exportaciones para el primero (PA) fue del 4,27% y para el segundo (ZF) de un 52%, mientras que el régimen de exportadores que no cuentan con incentivos especiales ha aumentado en un 44% aproximadamente, siendo el que más pesa en las exportaciones generales.
Sin embargo estas tasas de incremento de las exportaciones son insignificantes para los volúmenes de importaciones que está llevando a cabo el país.
En el régimen de maquila está dejando, desde el punto de vista de Balanza Comercial, un -610% de crecimiento. El de Zonas Francas deja un 60% de beneficio, y el del régimen sin incentivos incrementa el déficit en un 339%.
A todas luces se infiere que los programas que se han implementado para mejorar nuestra balanza comercial, no han dado el resultado esperado.
Muchos pueden pensar que no tiene sentido ahondar el tema, ya que en este momento el ingreso de divisas compensa por mucho esta situación, sin embargo, como bien se sabe, esta no durará para siempre.
De hecho hace poco vimos subir las tasas internacionales por pocos días, y ya se tiene claro, como indicó la Reserva Federal de Estados Unidos, que esta política de abaratamiento del dinero permanecerá solo hasta el año 2015, para posteriormente variar y cuando esto suceda otro “gallo cantará”, y por tanto es de suponer que ya los flujos de dinero no serán los de hoy.
Pero debemos prepararnos para cuando esto pase, y en lo particular estimo que debe hacerse mediante una política de verdadero fomento a las exportaciones.
Esto debería llevarse a cabo por medio de un fortalecimiento para las exportaciones de nuestros productos tradicionales de mayor valor agregado, como las del sector agrícola. Estas representaron el 51% de las exportaciones sin incentivos en 2000 y el 47% en 2012. Estimo que ahí es donde se deberían enfocar las acciones de política integral.
Estas deberían brindar incentivos a los exportadores que logren diversificar sus exportaciones agro industrializando, con base en exoneraciones de renta, pero solo a partir de una cifra por encima de lo que ya estaban obteniendo.
Para ello, la política a seguir por parte de los ministerios de Agricultura, Economía y Comex, debería ser la de fomentar, brindar apoyo y vigilar el buen uso de esos incentivos.
No hay que desincentivar los regímenes ya establecidos, sino buscar las sinergias para que nuestro agro nos genere mayores niveles de riqueza, sin que los ingresos que recibe el fisco se vean mermados, y como un todo la riqueza nacional se expanda.

Randall Castro Vargas

Economista