Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 15 Julio, 2013

La policía es una de las pocas que recupera confianza, y es la institución que en mayor proporción (un 15%) la aumenta


Éxito del gobierno en enfrentar la criminalidad

Hace ocho meses en esta columna destaqué el éxito de la Administración Chinchilla en disminuir el grave problema de la criminalidad, el mayor que enfrentaba nuestro país cuando la Señora Presidente asumió su alto cargo. Señalé entonces que en 2011 habían disminuido las tasas de homicidios dolosos, de delincuencia y de criminalidad. Eso se daba después del muy elevado crecimiento que habían tenido esos indicadores de la inseguridad ciudadana entre 2002 y 2010.
Pues bien el éxito ha continuado. En 2012 el número de homicidios dolosos volvió a bajar, de manera que frente al máximo alcanzado en 2010 de 516 casos el año pasado fue de 383. Este nivel es menor al que se había dado en 2008.
En relación con la población estos números se miden como actos por año en proporción a cien mil habitantes. Las estadísticas del Poder Judicial nos indican que de 2002 a 2009 este indicador prácticamente se duplicó al pasar de 6,3 a 11,8. Pero en 2011 bajó a 10,3 y en 2012 a 8,8, lo cual implica una reducción de la cuarta parte respecto a 2009.

Otros delitos que afectan la vida o la integridad de las personas también disminuyeron el año pasado. La tentativa de homicidio disminuyó un 7,6%; las lesiones un 25,5%; las violaciones un 12,9%; los abusos sexuales un 2%.
También igual que en 2011 disminuyen los delitos que provocan un perjuicio económico a sus víctimas. Los robos simples disminuyeron un 29,3%; los hurtos un 28,8%; las estafas un 25,8%; las extorsiones un 2%; tráfico y venta de drogas un 1% y lavado de dinero un 68%.
Las cifras son corroboradas por la opinión pública. En enero de 2010 la inseguridad ciudadana era considerada como el mayor problema por un 45% de los encuestados, y para el pasado mes de mayo solo por un 7%, según las encuestas de CID Gallup. En la encuesta de Unimer de junio recién pasado la gran mayoría de las instituciones públicas pierden confianza ciudadana comparada su situación con la de 2010. La policía es una de las pocas que recupera esa confianza, y es la institución que en mayor proporción (un 15%) la aumenta.
A pesar de ser un desarrollo muy positivo tener menores niveles de inseguridad, no significa eso que podamos darnos por satisfechos y cruzarnos de brazos. Son aún muy altos los índices de homicidio, delincuencia y criminalidad. El de homicidios es tres veces mayor al de Chile y un 40% mayor al que sufríamos en 2002.
Por eso es importante tomar nota que en los períodos de disminución de inseguridad (1999 a 2002 y 2010 a 2012) se dan tres características comunes: aumento del número de policías preventivos, una mejor capacitación y profesionalización de ellos y un aumento del encarcelamiento. Sigamos apoyando y mejorando la Nueva Generación de Policías.

Miguel Ángel Rodríguez