Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 22 Octubre, 2014

La Caja ha sido instrumento clave en este nivel de vida tan superior (de los costarricenses); hay que defenderla


En defensa de la Caja

Es costumbre quejarse de la Caja y son pocos los que salen a la defensa de esta institución de tanta importancia para el progreso socioeconómico. Es común señalar los problemas que tiene y son pocos los que hablan de los tremendos beneficios que aporta a la población costarricense en salud y en pensiones.
Me atrevo a decir que el problema de fondo que tiene es que el patrono más grande del país no paga. ¡Así de sencillo! ¡Y no puede pagar tampoco!
No solo que no paga las cuotas que le toca como patrono, si no que rebaja las contribuciones de sus casi 200 mil trabajadores y no las entrega a la Caja.
Me refiero al gobierno, que debe en la actualidad unos $600 millones. Y esa suma no toma en consideración otras semejantes en bonos al 2% por 25 años denominados en colones recibidos después de “negociaciones” con el gobierno.
Cuando el gobierno anunció en días recientes que podría ahorrar de su presupuesto para 2015 unos ¢100 mil millones atrasando el pago de sus deudas y los intereses sobre las mismas, ¿no será que van a aplazar el pago de algunos de esos bonos dados a la Caja emitidos en 1989 y que al fin maduraron?
Ya están superdevaluados en comparación con lo que representaban en capacidad adquisitiva; entonces atrasar su pago otro año supongo no tendrá mucho impacto.
Hay que reconocer que este problema de la falta de pago del gobierno no es culpa de la administración actual que llegó al poder apenas hace unos meses.
Al mismo tiempo, el hecho de que se anuncia la formación de una “Comisión Gobierno-Caja” para estudiar el problema y buscar soluciones no implica que pronto se pondrá al día el Estado/Empleador.
Todos sabemos que una “comisión” es una manera de mostrar a la opinión pública que “algo” se está haciendo. Se nombran personas de alto nivel, se reúnen, estudian, ven alternativas y después de varios meses presentan un informe. Hay una ceremonia solemne, los jerarcas reciben el documento y prometen estudiarlo y ¡ya estuvo!
¿Qué podría hacer la Caja con $600 millones? Pudiera adquirir equipo de primera, construir nuevos hospitales y clínicas, reparar existentes, y contratar especialistas que hay en abundancia en el país. Quizás hasta podría finalmente establecer el expediente digital.
Algo que nunca he entendido es por qué no han tomado una posición más fuerte los sindicatos nacionales contra el patrono más grande que no paga. Ahora que está la Asamblea Legislativa estudiando el presupuesto ¿cómo es que no hay trabajadores en la calle exigiendo el pago de lo adeudado? ¿Dónde están las barras?
Si no se arregla el problema ¿podrán los costarricenses seguir disfrutando de las esperanzas de vida entre las más altas del mundo y también niveles de bienestar entre los mejores?
La Caja ha sido instrumento clave en lo que es este nivel de vida tan superior; hay que defenderla.

Carlos Denton
[email protected]