Enviar

Dos posibles soluciones a la grave situación del agua potable son planteadas por este medio, el viernes anterior, ante el incumplimiento de los gobiernos en esa materia


El enorme desperdicio de agua potable


La disponibilidad de agua potable será la principal carencia a la que se enfrentarán los países del mundo. Algo que se sabe desde hace años. No obstante, Costa Rica ha venido desperdiciando la mitad del líquido que produce Acueductos y Alcantarillados.
Aunque suene increíble, esa es la realidad. Los últimos gobiernos, conscientes del problema a que nos enfrentaremos, no hicieron lo debido para evitar el problema del agua, con la seriedad y la urgencia que amerita.
Dos posibles soluciones a esta grave situación son planteadas por este medio el viernes anterior. La primera de ellas, la ideal, con un costo de unos $162 millones, es mediante obras que se podrían llevar a cabo en seis años para renovar tuberías del Área Metropolitana, cambiar medidores y contratar personal para atender fugas.
La segunda, a un costo de unos $200 millones, sería invertir en una nueva fuente pero sin reducir el porcentaje no contabilizado.
Hoy finalmente se realizan estudios para ver la posibilidad de obtener financiamiento para un programa de atención al problema del agua, pero no hay nada seguro aún.
No es extraño ante semejante situación que muchos costarricenses se pregunten cómo es que los gobiernos no se ocuparon de esto y no le dieron prioridad con respecto a otros gastos o inversiones que tenían mucho menor importancia.
Recordemos, por citar solo algo, que en el Gobierno anterior se abrieron cerca de 11 mil plazas nuevas para la CCSS, sin tomar las correspondientes medidas para que esto mejorara la atención a los enfermos y las nefastas listas de espera.
Evidentemente esos miles de nuevos funcionarios no se contrataron con el fin de solucionar el grave problema de los asegurados en los hospitales de la Caja.
Sin embargo, no se echó a caminar ningún programa para evitar lo que ahora se torna cada día más en apremiante situación: la falta de agua potable en algunas zonas.
Ya nada podemos hacer por lo que no se hizo oportunamente, pero sí es necesario recordarlo porque debemos aprender y no cometer siempre los mismos errores.
Como lo hemos dicho tantas veces en este espacio, lo relacionado con la salud, la educación y la seguridad es prioridad que los gobiernos deben gestionar bien y oportunamente para proporcionar a la población servicios universales y de alta calidad.
El agua, desde luego, entra en este orden de prioridades.
 

Ver comentarios