Enviar
Jueves 13 Junio, 2013

No caiga en la trampa de ser dominado por sus tarjetas sin poder aprovechar sus beneficios. Nos guste o no, una TC es “dinero prestado” que tendremos que pagar


Domine sus tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito tienen un efecto muy interesante en muchas personas. Su uso crea “una ilusión” de que nuestro poder de compra/nuestra situación económica es mucho mejor de lo que es en realidad… El uso de las tarjetas de crédito (TC) no debe ser satanizado, lo que no comprendo en esta era de uso y evolución del dinero plástico, es el desconocimiento de cómo usarla para beneficio de sus finanzas personales/familiares y para jamás dejarse hundir debido a una mala administración de esta.
Mi recomendación es una, si necesita o quiere una TC: “aprenda a usarla”; si no entiende cómo funciona una TC: “no tenga ninguna”… Nos guste o no, una TC es “dinero prestado” que tendremos que pagar. Usted debería gastar con la tarjeta solo lo que pueda pagar o al menos tener claras las implicaciones que podrían derivarse por gastar de más o por no saber usarla.
Para que usted domine sus tarjetas de crédito le sugiero:
No utilice tantas. Si usted les da un uso personal y no corporativo, creo que dos serían suficientes en la mayor parte de los casos; incluso si pudiera usar solo una, sería lo mejor desde el punto de vista de control de gastos y de gestión de su tarjeta a nivel de políticas, revisión de estados de cuenta, conocimiento de condiciones.
Usted debería conocer los días naturales, contados típicamente a partir de la fecha de corte, de los que dispone en caso que requiera hacer un reclamo al banco por los cargos en su estado de cuenta.
De hecho, para detectar por ejemplo pagos incorrectos o fraudes, revise en su estado de cuenta que el saldo inicial concuerde con el saldo al corte del estado de cuenta anterior. Si quisiera tener mejor control, guarde todos los comprobantes de lo que haya comprado para poder compararlos con su estado de cuenta.
También revise cargos extras de cuota anual, comisiones, reposiciones, tarjetas adicionales, seguros, asistencia médica/vial y analice si realmente necesita estos servicios adicionales porque estos aumentan el saldo mensual de su tarjeta.
Sobre condiciones usted mínimo debería manejar las fechas de pago y las tasas de interés. Un estudio publicado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio este lunes, reveló que el 69,3% de las tarjetas de crédito cobran entre un 40%-49% de tasa de interés anual en colones, existiendo tasas incluso del 54% en colones y alcanzando niveles hasta del 36% en dólares.
Creo que este tema es una total nebulosa en la regulación del sistema financiero nacional, sin embargo esta realidad me parece una excusa inaceptable ante el desconocimiento que cualquier usuario tenga de su TC.
A pesar del espejismo que generan las TC, dejar que los saldos aumenten podría enfrentarlo a una realidad contraria. Haga los pagos antes de la fecha límite. Si está en la posibilidad, liquide el total de las compras realizadas para evitar el pago de intereses. Si tiene problemas moratorios pague siempre que pueda montos superiores al pago mínimo requerido y trate de ajustarse a un presupuesto basado en sus necesidades y sus posibilidades de consumo.
No caiga en la trampa de ser dominado por sus tarjetas sin poder aprovechar sus beneficios.

Alejandra Esquivel Guzmán

Gerente general, Corporación Álvarez y Marín
[email protected]