Enviar

El descuido del desarrollo social trae muy malas consecuencias que se aumentan con el tiempo si no se toman medidas para atenderlo y mejorarlo


¿Desarrollo con pobreza y desempleo?

Un país donde aumentó la pobreza, donde no se ha logrado mejorar los niveles de la educación, y donde crecieron la desigualdad y la falta de empleo, no puede llamarse a sí mismo una nación en buen camino, aun si tiene otros indicadores positivos.
Debemos reconocer hoy que ha bajado un poco la delincuencia y eso los costarricenses lo agradecen. Ha sido con base en represión, de más policía e inteligencia actuando, y esto es muy necesario.
Sin embargo, para detener en forma sostenible la delincuencia, se debe agregar a los métodos represivos los de orden social, preventivos, porque el estado de una sociedad (salud, educación, empleo) es lo que provee o no el caldo de cultivo para el incremento de la delincuencia en sus diferentes formas.
Hoy vemos como el desarrollo social de nuestro país se estanca, así lo evidencia una nota de este medio el viernes anterior con datos del informe “Panorama del desarrollo social costarricense” del Estado de la Nación.
No es tan complicado comprender lo que sucede. El país se encuentra cada vez más agobiado por un déficit fiscal creciente.
El gobierno anterior agotó las reservas que había recibido e incrementó las planillas públicas sin establecer métodos y controles para lograr una mejora en los servicios.
Así las cosas, el gobierno actual se vio en la necesidad de contar con más dinero público, y para atender esto optó entre otras cosas por reducir la inversión social.
Es una cuestión de visión y prioridades. El descuido del desarrollo social trae muy malas consecuencias que se aumentan con el tiempo si no se toman medidas para atenderlo y mejorarlo.
Pero las únicas formas de mejorar las finanzas públicas y entonces poder tener en cuenta las necesidades de la sociedad para que se produzca un desarrollo económico paralelo a un mejoramiento social son dos, básicas para emprender otras: gestionar mejor para gastar menos y recaudar mejor para evitar la evasión y elusión.
Ninguna de las dos se ha puesto en práctica con resultados visibles y suficientes.
La otra condición, para que el estado de la sociedad mejore, es dar prioridad a la atención de esto en los planes y presupuestos del gobierno.
¿Veremos esto en algún momento? Tienen la palabra los candidatos que hoy buscan el poder.
 


Ver comentarios