Foto 1
Mejorar la capacidad para identificar y rechazar específicas amenazas informáticas locales con experiencia enfocada a nivel local tiene que ser una ventaja para dar mejores soluciones.
Enviar

Malware y troyanos las principales amenazas de fraudes

Cuidado con el cibercrimen en el dinero

En los últimos dos años, bancos latinos han sido los más atacados

Ataques en robo de identidad, malware de clonación de tarjetas en puntos de venta o troyanos bancarios sofisticados que buscan atacar sus cuentas son las amenazas cibernéticas financieras que existen hoy, por lo que los bancos deben orientar sus medidas de autenticación para evitar fraudes en sus clientes.

201403022249480.in33.jpg
Los últimos dos años han dado un panorama agitado del cibercrimen en Latinoamérica, y Costa Rica no es la excepción, especialmente con el aumento de ataques registrados por año, la región es un destino popular para los cibercriminales.
El hecho de que la mayoría de los países tardan en reaccionar y se toman su tiempo para actualizar sus legislaciones, adoptar tecnología de seguridad o generar conciencia en los usuarios favorece a aquellos que buscan lanzar su próxima campaña de malware o robo de identidad.
Nuestro país debe tomar cuidados en especial en los primeros pasos que está dando en cuanto a tarjetas para pagos electrónicos en servicios de bus, pagos con tarjetas chips, firma digital, entre otros, debemos prepararnos y no esperar a reaccionar luego de ser atacados por estos males, que hoy viven de forma más latente México, Colombia y Brasil.
Unos 14 millones de mexicanos fueron afectados por actos de cibercrimen en 2013, mientras en Brasil el 95% de las pérdidas en las instituciones financieros fueron por fraude y robo digital, lo que significó pérdidas por encima de los $1 mil millones, según datos revelados por RSA la división de seguridad de EMC.
De acuerdo con RSA, en 2013 se registraron 450 mil ataques en línea, resultando en pérdidas por fraude de $5,9 mil millones en todo el mundo.
“Hoy nuestros principales socios en América Latina es el sector financiero que sabe que es mucho más factible tener soluciones de seguridad y análisis sobre la misma que esperarse a un ataque, que hoy son más comunes y estructurados. La recomendación es no dejar de innovar sobre seguridad”, explicó Rogerio Morais, vicepresidente de RSA para América Latina.
Si bien nuestra región se considera como una sola, constituye un panorama de seguridad y amenazas claramente dividido y compuesto por dos zonas diferentes, explicó el especialista en el marco de la Conferencia de RSA en San Francisco, California, la semana pasada.
Básicamente, la región se divide en dos secciones lingüísticas principales: los países de habla hispana y los de habla portuguesa. Si bien esta división puede parecer insignificante, conlleva importantes diferencias en cuanto a los estilos de APT, malware y robo de identidad que afectan a cada parte.
“Mi recomendación es encontrar una identidad sobre el estilo de seguridad que se quiere llevar, no pensar que porque el negocio es pequeño o poco propenso no se podría tener un ataque. Es claro que hoy los que más deben de prevenir son las instituciones financieras y el gobierno, cada día los ataques son más estructurados”, indicó Morais de RSA.
Por esto es que ahora los ataques tendrán un espía continuo, con un nuevo equipo de analista de riesgo que se dedicará a tener bajo la lupa a estos defraudadores en línea en toda América Latina.
Será una extensión del Centro de Comando Anti-Fraude de RSA que se encuentra en varios puntos del mundo en especial en Europa y Oriente Medio, esta ofrecerá un protección completa contra el phishing, troyanos, amenazas de aplicaciones móviles, así como inteligencia contra el ciberdelincuente.
Se encontrará en Brasil y comenzará operaciones en este mes de marzo.
El phishing también causó pérdidas en América Latina. Colombia representó el 43% de todos los ataques en América Latina, con pérdidas estimadas en $95 millones, mientras que Brasil experimentó un 39% de los ataques en la región y las pérdidas estimadas de $86 millones; México experimentó un 8% de los ataques en la región generándose $19 millones en pérdidas estimadas.

Fabio Parreaguirre
[email protected]
@fabiopLR

Ver comentarios