Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Concesión nueva terminal aérea en Liberia

| Jueves 18 abril, 2013


Una concesión exitosa en Costa Rica: la nueva terminal de pasajeros en el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber en Liberia


Concesión nueva terminal aérea en Liberia

A propósito del análisis Plan “B”: Reforma del Estado publicado el 10 de abril en La República, relacionado con una comparación de las bondades entre carreteras públicas y concesionadas, me permito informar de una concesión exitosa en Costa Rica: la nueva terminal en el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber en Liberia.
Por haber sido miembro del Consejo Técnico de Aviación Civil (CETAC) de mayo de 2006 a julio de 2009, se me encargó estudiar la posibilidad de dar en concesión el aeropuerto de Liberia.
Formé a un grupo de funcionarios públicos de la DGAC y del CNC deseosos de aprender y de sacar con éxito la concesión. El reto fue grande.
Si bien el tráfico de pasajeros en Liberia había aumentado significativamente en pocos años, la cantidad de pasajeros (cerca de 400 mil por año) era muy baja para atraer inversionistas.
Los primeros análisis demostraron que no era financieramente factible concesionar todo el aeropuerto, como fue el caso del Santamaría, por los altos costos de mantenimiento de la infraestructura del lado aéreo (pista, rodajes y plataforma).
La factibilidad mejoraba si se concesionaba únicamente una nueva terminal de pasajeros.
Para la elaboración de los diseños, planos y especificaciones de la misma, preparamos los Requisitos Técnicos Mínimos (RTM) que todo oferente debería cumplir.
De esa forma, cada oferente se hacía responsable de los planos de desarrollo y de diseños de detalle, ahorrándose ese tiempo y los honorarios respectivos.
Quiero resaltar que durante todo el proceso el Gobierno no hizo ninguna erogación en honorarios profesionales técnicos porque, como señalé anteriormente, todo se hizo con recursos internos.
Los RTM contenían las normas y especificaciones que definían el nivel de servicio de la terminal, su habilidad para atender la demanda y el confort de pasajeros.
Se requería ofrecer un negocio atractivo por lo que después de analizar varias alternativas se concluyó que la tarifa a pagar al posible concesionario por cada pasajero internacional de salida debería estar entre $7 (para no hacerlo ruinoso) y $9 (para no hacerlo oneroso) que se tomarían de los actuales $26 de tasa de salida.
Por las mismas razones, también se definió que el plazo de la concesión no debería ser menor a los 20 años ni superior a los 25.
Pensando en un proceso simple y transparente se decidió que las ofertas se presentaran y analizaran con únicamente esas dos variables.
Se preparó el cartel, se realizó la invitación, se recibió una oferta y el proceso culminó con la firma del contrato a principios de junio de 2009 con una inversión de $35 millones, con una tarifa de $7 por pasajero y por un plazo de 20 años o sea con las mejores condiciones para el país.
A pesar que solo se recibió una oferta el proceso fue exitoso por el corto tiempo en que se realizó y porque el oferente cumplió con todos los requisitos técnicos, de experiencia, legales y financieros y a pesar de la crisis financiera mundial, propuso el desarrollo de una terminal que además de cumplir con todos los RTM, tendría un importante desarrollo comercial al servicio de los pasajeros.
Se pueden comprobar mis informaciones directamente con los responsables de la concesión (gobierno) y de su operación (privado).

Guillermo Álvarez Martínez
Ingeniero especialista en
Planes y Desarrollo de aeropuertos