Enviar
Lunes 19 Agosto, 2013

¿Cuál es la tendencia y qué deberían hacer las empresas? A nivel mundial la tercerización está creciendo a pasos agigantados


La realidad y el futuro sobre el outsourcing

¡Cómo se ha puesto de moda la tercerización! ¿Qué hace tan atractivo este esquema de negocios? ¿En qué consiste y qué futuro tiene?
La tercerización es buscar un socio estratégico al cual delegar parte de las operaciones del negocio. De ese modo, la empresa que delega se concentra en su negocio básico.
Al mismo tiempo la empresa tercerizadora debería traer beneficios tangibles, como conocimiento de las mejores prácticas, costos más competitivos y flexibilidad para apoyar a su cliente.
Sin embargo, se ha abusado del termino outsourcing (tercerización), es decir, al estar de moda, las organizaciones tercerizan muchas de sus actividades sin pensar por qué necesitan hacerlo y lo hacen en muchas áreas del negocio. Desde aspectos estratégicos, como las funciones contables, está la limpieza el edificio, el transporte de valores, entre otros.
¿Cuál es la tendencia y qué deberían hacer las empresas? A nivel mundial la tercerización está creciendo a pasos agigantados.
En Europa, y en lo que se denomina la zona de EMEA (Europe and Mead East Asia), la tercerización está creciendo a tasas del 30% o 40% según datos de nuestra firma.
En la zona de los países asiáticos (APAC) las tasas de crecimiento son de más de un 50%.
Pero,¿qué tercerizan? Principalmente, los procesos de recursos humanos, los procesos financieros y procesos estratégicos de tecnología (hosting, aplicaciones, etc).
La velocidad del cambio es tan alta, (la contracción de la economía mundial, nuestros productos, fusiones, etc), que la tercerización es una solución muy eficiente para bajar costos, para moverse de un mercado a otro, para ser más competitivo y lograr mejor las metas empresariales.
No hay que olvidar, por qué existimos (la misión de la empresa), lo más importante es que no dediquemos recursos valiosos a actividades que están fuera de nuestra misión.
No realicemos grandes inversiones donde perfectamente un tercero las puede manejar. No olvidemos que la tercerización no debe hacerse a “control remoto”.
Como todo proyecto, requiere un análisis, y un análisis costo beneficio. De lo contrario, el tiempo que ahorremos lo tendremos que dedicar a administrar contratos con terceros.

Otto Stecher

Director de Outsourcing de Deloitte