Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



EDITORIAL


El agua es vida y salud

| Jueves 26 abril, 2012




La protección y correcto uso del agua es un asunto de todos, pero definir una política de Estado que articule todo es algo que ya debería haber hecho el Gobierno

El agua es vida y salud

En medio de tanto acontecimiento lamentable, como consecuencia de un enfermo ejercicio de la política en el país, hay temas de máxima importancia reclamando la atención aunque los gobernantes le sigan dando un trato que se muestra, como mínimo, indiferente.
Uno de estos temas es el del agua, cuyo Día Mundial, el 22 de este mes, al recordarnos la prioridad que debe tener, no parece haber motivado para definir una política de Estado que garantice que el preciado líquido es un bien de dominio público y un derecho humano que será adecuadamente garantizado a toda la población como elemento indispensable que es para la vida y para conservar la salud.
Quizás por ser Costa Rica un país con abundantes lluvias, los habitantes hayan confundido esto, en el pasado, con la falsa creencia de que siempre dispondremos de agua.
Hoy ya sabe la población que el descuido, la cultura equivocada y la falta de un ordenamiento territorial que proteja las fuentes de agua, han producido contaminación de muchos mantos acuíferos.
Que la falta de una adecuada política de Estado no ha estimulado el uso cuidadoso del agua por parte de la población civil, de la industria y el comercio en general, aunque ya existan excepciones a esto.
Sin embargo, las innumerables formas existentes de proteger las nacientes de agua, de usar correctamente el recurso y de pagar en forma proporcional y justa por él, son asuntos que los países desarrollados tienen muy bien definidos y supervisados. ¿Por qué Costa Rica no? ¿Qué estamos esperando?
La protección y correcto uso del recurso hídrico es un asunto de todos. Desde que nacemos nos deben enseñar cómo cuidar del agua y cómo utilizarla tanto para el consumo doméstico como para el industrial y comercial. Pero definir una política pública que articule todo es algo que ya debería haber hecho el Gobierno.
Este tema merece un debate nacional porque es necesaria acertada legislación para garantizar a los costarricenses la suficiente disponibilidad de agua potable de un modo sostenible. Esto es ni más ni menos que prevenir que en corto tiempo no hayamos llegado a la situación de otros países que habiendo ya agotado demasiado sus fuentes, proveen a sus habitantes hoy agua de mala calidad, con lo que esto significa para la salud.