Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 27 Febrero, 2013

En el nuevo edificio legislativo se establece una proyección para 100 diputados, desde el punto de vista arquitectónico se vio el aumento natural de los diputados


Pizarrón

87 diputados

La recomendación del Informe de los Notables de aumentar en 30 diputados la Asamblea Legislativa, haciéndola llegar a 87, causó en algunos preocupación, sin detenerse a valorar que esta recomendación es parte integral de las recomendaciones que se hicieron en el capítulo relacionado con el Poder Legislativo, siendo la última de ese catálogo.
En el conjunto de recomendaciones, se espera que se aprueban las propuestas de funcionamiento del Poder Legislativo para aumentar el número de diputados, de lo contrario no tendría mayor sentido dentro de la filosofía de las Recomendaciones.
También obedece a la realidad de la representación política nacional. Veamos algunos datos.
Cuando se estableció la Asamblea Legislativa con 57 diputados, en 1956, el país apenas llegaba al millón de habitantes. Con esa población y representación parlamentaria había una relación de un diputado por cada 15 mil ciudadanos, en términos generales. Hoy, el mismo diputado representa casi 90 mil ciudadanos, con casi 5 millones de habitantes, con lo cual la representación se ha disminuido, cada diputado se aleja de sus ciudadanos, su trabajo y su propia imagen es menos conocida, y los ciudadanos se sienten menos representados.
En la propuesta de nuevo edificio legislativo, que se acaba de aprobar bajo concurso, al margen de lo que en la Comisión de Notables se discutía, se establece una proyección de un Plenario Legislativo para 100 diputados, de modo que, visionariamente, desde el punto de vista arquitectónico se vio el aumento natural de los diputados.
Si desde 1956 el Poder Legislativo hubiera crecido en número de diputados conforme fue aumentando la población, con base a los censos, así como los censos modifican la distribución provincial de los diputados, el actual Poder Legislativo debería tener entre 228 y 285, pero no menos de 171.
Para poblaciones en todo el mundo, entre 4 y 5 millones de habitantes el número de diputados en esos países, es entre 120 y 240. El parlamento de Costa Rica es el más pequeñiTICO del mundo.
Aumentar diputados tiene que ver también con su capacidad de trabajo para cubrir las Comisiones, y evitar que un diputado corra de una a otra, desde cinco hasta 12 comisiones, lo que es igual a que no haga bien su trabajo, o se lo hagan otros que le informan, para que repita sus ideas, sin manejar bien los asuntos de fondo.
Los 30 diputados recomendados son por lista nacional, sin alterar las provinciales existentes. Esto da ventaja para integrar a los diputados provinciales y cantonales con diputados de visión nacional, lo que obligará a los partidos a escoger mejor a los mismos, y por ende a un mejor trabajo legislativo general.
La lista nacional da posibilidad de que los ciudadanos puedan estar mejor representados y garantiza la elección de diputados de partidos minoritarios. Por ejemplo, para elegir un diputado de San José en el 2010 había que tener un 5% de cociente, en 2014 se necesitará casi 5,5% porque San José pierde un diputado, mientras que elegir un diputado nacional necesitará 3%, de modo que con lo que se elige un diputado en San José se pueden elegir dos o tres nacionales, considerando los subcocientes.
También se recomendó establecer una casilla en blanco en la papeleta electoral para que los electores inconformes así se expresen.


Vladimir de la Cruz