Enviar
Sábado 25 Enero, 2014

Este 2 de febrero, usted tiene una obligación moral y sagrada con el país. Cuanto más temprano cumpla este deber, más se lo agradecerá la patria


2 de febrero nuevo presidente

Si antes que finalizar enero usted no está decidido por quién votar, tiene que apresurarse. Después del 2 de febrero no se vale arrepentimiento. Recuerde que Costa Rica necesita revertir muchísimas cosas que no se han hecho bien en estos años y que para hacerlo, se necesita cambiar el rumbo que ha llevado el país.
De no hacerse en esta oportunidad, más tarde no habrá arrepentimiento ni reclamo que valga. El país urgido de inversiones sólidas y seguras, para lograrlas, necesita de un gran actor que será su próximo gobierno que tendrá que ser confiable, de trabajo y honesto para lograrlo.
Será como una estrella que nos lleve a buen puerto, que nos devuelva la confianza al país de paz que ha sido Costa Rica y que en estos años, ha dado claras señales de descomposición, de corrupción, de inseguridad que preocupa y que ahora nos tiene con la amenaza del comunismo.
No queremos ser comunistas porque no nos conviene, por eso todos juntos tenemos que poner nuestro grano de arena con solo ir a votar el 2 de febrero, inteligentemente, y así borrar para siempre estas señales. No queremos continuismo de Liberación Nacional, ni más instituciones contaminadas que funcionan mal y que están corruptas.
El próximo gobierno tiene que ser limpio, dinámico, sin componendas ni padrinos y que esté decidido a cambiar aquello que no sirve, a la vez, que sea responsable de sacar adelante las situaciones complejas y difíciles.
Este país necesita un presidente que pueda rescatarlo del desvío y no uno que lo hunda más. Que lo relacione con todas las naciones del planeta pero firme con nuestras tradiciones de paz, libertad y democracia.
Reforzar la educación para que pacíficamente solucione los conflictos que se presenten sin llegar a usar la violencia. No más crisis económicas, de ingobernabilidad ni corrupción y menos abrazar las ideas de otros gobiernos totalitarios.
Queremos ante todo disminuir la pobreza y seguir siendo costarricenses con todos nuestros derechos, apegados a nuestras leyes. Queremos un gobierno que nos asegure y reafirme un futuro mejor para nuestros hijos, con todas las garantías, mejor educación, excelente salud, más seguridad.
Que el país sea el mismo de toda una vida, inquebrantable, apegado a la Constitución, a las leyes, respetuoso del Poder Judicial exigiéndole ser incorrupto y al Legislativo inviolable, que no se deje amedrentar, esforzado y muy sano.
Que los costarricenses tengamos el derecho como ciudadanos de reclamar pacíficamente la destitución de funcionarios corruptos que incumplan sus funciones. Recordemos que cualquier figura política deberá entender que siendo su trabajo parte de la estructura de un gobierno, su vida se colocará debajo del reflector, siempre bajo escrutinio.
No olvide amigo que este 2 de febrero, usted tiene una obligación moral y sagrada con el país. Cuanto más temprano cumpla este deber, más se lo agradecerá la patria.

Eliseo Valverde Monge