Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 26 Junio, 2013

Actos que se protegen más por la memoria popular y la conciencia social que por la institucionalidad


PIZARRON

1918, 1928, 1943, 1948, 1968…


Hay fechas que resaltan como hitos, condensan momentos de la historia, de la particularidad de luchas esenciales del pueblo, su juventud o sus estudiantes, que nos permiten vincular el pasado con el presente e imaginar el futuro, permiten valorar lo sucedido, afirmar la vida, consolidar derechos y libertades, reconocer la experiencia de ellas para realizar nuevos esfuerzos por lograr sociedades más justas, más democráticas, más prósperas, más libres.
Son los actos que se protegen más por la memoria popular y la conciencia social que por la institucionalidad, o las leyes mismas, más por la práctica social que por las efemérides oficialmente celebradas.
Muchas de estas fechas trascienden la institucionalidad misma, que muchas veces las rechaza, ignora, o intencionalmente no las celebra ni recuerda. Pero, si las recordamos no las olvidaremos.
Algunas fechas para recordar y revalidar son 1918, 1928, 1943, 1948, 1968…
1918, recuerda el 95 aniversario de la Reforma de Córdoba, desapercibida en los ambientes universitarios nacionales, revolución estudiantil, originada en Argentina, que democratizó la Universidad latinoamericana, la vinculó al pueblo y a la transformación democrática.
Las universidades públicas costarricenses tienen origen espiritual y organizativo en esta Reforma. ¡Recordemos la Reforma! ¡La Reforma Universitaria es la Revolución Universitaria! Sin teoría revolucionaria no hay movimientos revolucionarios.
1928, hace 85 años se creó la Secretaría de Trabajo, el actual Ministerio de Trabajo, institución muy importante rector en su campo, que regula las relaciones obreras y de los trabajadores con el sector patronal y el gobierno, una instancia institucional de lucha, que puede rescatarse y potenciarse.
1943, hace 70 años, en los meses de julio y agosto, se aprobó el capítulo constitucional que contiene la Reforma Social, el Código de Trabajo, la jurisdicción laboral de la Corte Suprema de Justicia, bajo el amparo del pacto del gobierno de Calderón Guardia, el Partido Comunista de Manuel Mora y la Iglesia Católica de Monseñor Sanabria…fechas desapercibidas por los sindicatos, movimientos sociales y trabajadores organizados.
1948, los 65 años de la revolución de Figueres, que ni siquiera el partido Liberación Nacional, ni sus gobiernos, quieren recordar por el impacto reformador institucional que desarrolla y consolida el Estado Social de Derecho hoy severamente cuestionado por la políticas neoliberales.
1968, hace 45 años luchas estudiantiles y juveniles conmueven Europa… Estados Unidos… México… Costa Rica…
De estas luchas…algunas frases en los muros que aún retumban en la conciencia…
¡Prohibido prohibir!
¡La libertad es la conciencia de la necesidad!
¡Las paredes tienen orejas. Vuestras orejas tienen paredes!
¡Nuestra esperanza viene de los sin esperanza!
¡La imaginación al poder!
¡Corre, el viejo mundo está detrás de ti!
¡El derecho de vivir no se mendiga, se toma!
¡La obediencia inicia por la conciencia, y la conciencia por la desobediencia!
¡La calle vencerá!
¡Te amo. Díganlo con adoquines!
¡Pensar juntos, no. Empujar juntos, sí!
¡El combate es el padre de todas las cosas!
¡El deber del revolucionario es hacer la revolución!
¡Nuestro objetivo no son los edificios, son las instituciones!
¡Sean realistas, pidan lo imposible!

Vladimir de la Cruz