Enviar
Versalles recupera su esplendor

Cuando el doctor Philippe Hervé vio la estatua del busto de Asclepios, dios griego de la medicina, cubierta de moho en el magnífico jardín del Castillo de Versalles, en las afueras de París, decidió que debía responder al llamado de los curadores del lugar y convertirse en mecenas.
El Dr. Hervé se sumó a los numerosos mecenas privados que participan en el programa “Adopte una estatua”, cuyo objetivo es conseguir fondos para los trabajos de restauración de la residencia real de los reyes Luis XIV, XV y XVI en los siglos XVII y XVIII.
Los directores del castillo tuvieron una exitosa primera experiencia en la búsqueda de fondos cuando, luego de una violenta tormenta en 1999, lanzaron el programa “Adopte un árbol” por unos 150 euros cada uno. Alrededor de 10 mil árboles encontraron entonces un mecenas.
El mes pasado lanzaron la operación “Adopte un banco”, destinada a restaurar los 170 que están repartidos en la propiedad.
Los mecenas interesados deberán donar 3.800 euros (unos $5.300) para el trabajo. A cambio, le pondrán una pequeña placa al banco con el nombre del donante.
Los últimos cuatro años, los directores del Castillo de Versalles buscaron generosos donantes dispuestos a dar entre 3 mil y 30 mil euros (unos $4.200 a $42 mil) para ayudar en la restauración de una de las obras de la majestuosa propiedad.
Hasta ahora se levantaron 2 millones de euros de mecenas privados, dándoles una nueva vida a 86 estatuas y jarrones del castillo, uno de los sitios turísticos más visitados de Francia.
Clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la propiedad del Castillo de Versalles lanzó en 2003 un vasto programa de restauración que durará 20 años y que reposa en gran parte en las donaciones de empresas y de particulares.
Más de 3 millones de turistas visitan cada año el Castillo de Versalles para admirar, pieza por pieza, esta residencia real.

Versalles
AFP
Ver comentarios