Enviar

Tifón: Filipinas en calamidad y llegó a China y Vietnam

Filipinas decretó ayer el estado de calamidad, mientras comienza a llegar la ayuda exterior para intentar paliar la grave situación en el país tras el paso el viernes del tifón Haiyan, que se calcula puede haber causado unos 10 mil muertos y ha entrado ya en Vietnam y China.
Con la declaración del estado de calamidad, el presidente filipino, Benigno Aquino, intenta evitar la especulación y el acaparamiento, así como imponer un control de precios a los bienes de primera necesidad.
La isla de Leyte es la más afectada por el tifón, con miles de personas que deambulan por las carreteras en busca de comida y agua.
Los equipos de limpieza han comenzado a llegar a las zonas afectadas y retiran los escombros dejados por Haiyan e intentan desbloquear el tránsito, a fin de que pueda llegar la ayuda a las áreas más aisladas.
La Policía estima que más del 70% de los edificios de Tacloban, incluidos varios del aeropuerto como almacenes y la torre de control, ha quedado destruido tras el paso del tifón, que arrasó las provincias centrales de Filipinas.
El número de afectados asciende a casi 9,7 millones de personas y a 615 mil desplazados, de los que 433 mil están alojados en 1.444 centros de evacuación.
No obstante, hay zonas de la isla a donde aún no han llegado los equipos de rescate y se desconoce la suerte de sus habitantes.
Tras arrasar Filipinas, Haiyan prosiguió su camino: entró la pasada madrugada por el norte de Vietnam, donde las autoridades evacuaron a unas 600 mil personas, y se adentra debilitado, como tormenta tropical.
Al menos 13 personas han muerto y otras 67 han resultado heridas en el norte del país en varios accidentes mientras se preparaban ante la llegada del tifón, según el Comité Nacional de Búsqueda y Rescate.
La mayoría de las víctimas mortales se produjeron al caerse de árboles o los tejados de los hogares mientras reparaban los techos ante la llegada del fenómeno meteorológico.
Las provincias del sur de China, donde la región autónoma de Guangxi Zhuang está en estado de máxima alerta.
Al menos cuatro personas han muerto y siete permanecen desaparecidas en el sur de China.

201311112245480.i2.jpg

Tacloban (Filipinas), Pekín/EFE




 

Ver comentarios