Enviar
Banco Central se vería forzado a ampliar bandas cambiarias

Situación económica se complica

• Menos crédito, menor crecimiento, tasas de interés altas y mayor inflación, pobreza y desempleo forman parte de los pronósticos

Wilmer Murillo
[email protected]

La economía de Costa Rica atraviesa un periodo de vacas flacas.
El país ya está enfrentando menor crecimiento de la producción, ensanchamiento del déficit en cuenta corriente, más inflación, menos crédito, aumento de las tasas de interés, más pobreza y desempleo.
Los anteriores serían los problemas con los que tendría que lidiar la economía al menos en los próximos 12 meses.
Este panorama pesimista para 2008 lo está pronosticando la firma de consultores económicos y financieros Ecoanálisis.
En cuanto a la inflación, prevé que llegue al 15% a diciembre, mucho más alto que el 14,2% que tiene como meta el Banco Central.
Para 2009, el índice difícilmente será del 9%. Mientras tanto, la devaluación llegaría casi a un 13%, lo cual es consistente con el supuesto de que el tipo de cambio del dólar continuará pegado al límite superior de la banda.
Que el tipo de cambio siga don
de se encuentra depende de la junta directiva del Banco Central. No obstante, hay presiones para subir más el techo de las bandas, dijo Luis Mesalles, de la mencionada firma.
Para este año, el experto cree que se pueden mantener las bandas, pero para el año entrante las presiones harán que se deba ampliar el techo, sea de golpe o gradualmente, dijo.
El sector externo está complicado por una desaceleración de las exportaciones, y un rápido incremento de las importaciones.
Aporta al problema que los flujos de capitales que antes ingresaban, ahora están de salida, así como las expectativas de la gente que se está pasando a dólares, algo que por ahora parece difícil de revertir.
El nivel de reservas está cayendo. En 2007 pagaba 5,2 meses de importaciones. En la actualidad solo tres meses.
Esto prende una luz amarilla en el tablero económico, tirando a anaranjada, dijo Mesalles.
De lo anterior se desprende el panorama pesimista de menos crecimiento, más inflación y tasas de interés subiendo que hará que la gente endeudada incurra en problemas de pago, todo ello a su vez generaría pobreza y desempleo, de modo que la parte social será muy afectada.
Tanto el deterioro del poder de compra como el resto de los indicadores conducirían eventualmente a golpear las finanzas públicas. “Estas comenzarían a deteriorarse por el menor crecimiento y el mayor gasto en 2009 (año electoral)”, dijo en su informe la firma consultora.
La empresa presentó estas cifras ayer durante un seminario en que se analizó el riesgo que corren las asociaciones solidaristas en el actual contexto económico.
En cuanto al riesgo de las asociaciones solidaristas, Sara Porras, presidenta del Colegio de Contadores Públicos, y expertos como Jorge Ambram de J.A. Capital Markets, Raúl Espinoza y la diputada Mayi Antillón, plantearon la importancia de adoptar la gestión de riesgo en las operaciones de estas entidades.

El camino adoptado por la propia Superintendencia de Entidades Financieras para hacer gestión de riesgo fue planteada como un avance que podría implementar el solidarismo.
Este sector repartió en 2007 ¢155 mil millones en excedentes a 425 mil asociados, y pagó por renta unos ¢6 mil millones, dijo Raúl Espinoza representante del sector.
Ver comentarios