Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 20 Septiembre, 2012


Gaetano Pandolfo tiene un programa de radio en Monumental.
Gaetano Pandolfo es su propio patrono.
Cada vez que Gaetano Pandolfo busca un poco de publicidad para su programa, tiene que cumplir, como patrono, una serie de requisitos que solicitan los eventuales patrocinadores, sobre todo si son de la esfera pública.
Gaetano Pandolfo tiene que hacer innumerables filas en la Caja de Seguro, en Fodesaf, en los bancos, para probar que está al día con sus obligaciones con la seguridad social del país y que tiene cuentas de débito certificadas en los bancos para que se puedan hacer depósitos y transferencias.
Las certificaciones que entrega la Caja para demostrar que usted está al día con los pagos del seguro y las de Fodesaf son a 30 días plazo (nunca me he explicado por qué para estos casos intrascendentes no las hacen a 90 días), suponemos que es un homenaje a la tramitomanía, de manera que una vez al mes, miles de pequeños patronos pegamos con estas barreras burocráticas en las que se pierde tiempo por toneladas.
Pero, ni modo. Hay que cumplir con lo que dicta la ley.
Entonces… ¿por qué los clubes de fútbol deben merecer, según la mayoría de sus dirigentes, un trato especial y sus futbolistas extranjeros ser considerados de forma diferente a la de los demás mortales?
¿Por qué miles de pequeños patronos pagamos cada mes las cuotas del seguro social, pero los clubes de fútbol se las brincan?
¿Por qué a los futbolistas hay que mirarlos diferente?
¿Qué tienen distinto de un obrero o de un periodista?
En una Asamblea de Clubes, no hace muchas semanas, el presidente del Comité de Competición de la Unafut les advirtió a los delegados de los equipos que tenían que ponerse al día en Migración con el papeleo para sus futbolistas extranjeros.
Los dirigentes se saltaron ese punto de la agenda.
De por sí, en Costa Rica nunca pasa nada; un terremoto… ¡jamás!
Pues vean que Migración metió las narices y el resto de la historia la estamos conociendo.
Hoy, la mayoría de los dirigentes de clubes andan a las carreras, buscan “patas políticas” para saltarse los reglamentos y quieren imponer sus directrices, algunos con una educación de mercado y que perdonen los que ahí laboran, con tal de poder alinear a sus jugadores extranjeros en la próxima fecha, curiosamente cuando algunos de ellos solo juegan ratitos, que será nuestro tema para mañana.

[email protected]