Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 1 Noviembre, 2011


Los fanáticos de los Indios de Cleveland tuvimos ayer el día más triste desde que en la Serie Mundial de 1997, Edgar Rentería metió el hit que dejó tendida a la Tribu en el sétimo juego de la Serie Mundial, ganada por los Marlins.
Ayer, la gerencia del club rechazó la opción que por $9 millones tenía para mantener en sus filas al beisbolista emblema de la institución, el ídolo, el icono, la cara de los Indios, el jardinero central Grady Sizemore, que ahora va a la agencia libre.

Grady Sizemore en los Indios es lo que Derek Jeter en los Yanquis.
Los signos externos de los Indios en un 80% venden imagen y nombre de su jardinero central, que usa el número 24; el uniforme de Grady es el más vendido y siendo como lo es, un tipo joven, jovial, soltero y bien parecido, las adolescentes y otras damas fanáticas de La Tribu lo idolatraban.
Sizemore fue seleccionado tres veces para el Juego de Estrellas y ganó en dos ocasiones el Guante de Oro como jardinero central. Lamentablemente en la campaña de 2009 se lesionó la rodilla izquierda y perdió la temporada. Estuvo diez meses en rehabilitación después de someterse a una cirugía de microfractura, pero en las dos temporadas siguientes, reapareció por intervalos y volvió a viajar al quirófano, ahora por una hernia y una lesión en la rodilla derecha.
Su última temporada completa fue la de 2008, cuando bateó .268 con 33 jonrones, 38 bases robadas, 90 carreras impulsadas y 101 anotadas, números impresionantes de un “All Start”, mimado de los fanáticos de Cleveland.
Tuve la ocasión de verlo jugar personalmente en varias ocasiones y lo recuerdo bateando el primer jonrón de bases llenas en el nuevo Yankee Stadium, en la serie Yanquis-Indios.
Antes de caer en ese martirio y vía crucis de miles de deportistas, resultado de lesionarse las rodillas, Sizemore jugó para los Indios 639 partidos entre las temporadas 2005-2008 y solo fue superado en regularidad por el japonés Ichiro Suzuki de los Marineros con 646.
Los Indios tienen poder de negociación con Sizemore hasta el próximo jueves, siempre y cuando el jugador acepte un acuerdo menor, que incluye un sueldo base inferior con un rendimiento basado en incentivos. Es difícil que lo acepte.
Grady jugó para Cleveland pocos partidos al final de la campaña anterior, el último, el 22 de setiembre; su futuro es incierto aunque hoy está sano. Los “fans” de la Tribu lloramos.

[email protected]