Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 20 Agosto, 2010


No soy tan ignorante para suponer que solo la Universidad de Costa Rica le ofrece a la sociedad costarricense profesionales de renombre. Las universidades privadas consolidadas también. Pero, a estas alturas del partido, nadie puede negar el daño que le han hecho al país la proliferación de profesionales que se gradúan en las bien llamadas universidades de garaje.
Hay cada “maestría” por ahí que se para el sol a verla, de manera que en este campo, los ticos ya no comemos cuento aunque los nuevos graduados, claro que nos cuentean.
Hemos insistido que lo último agradable, admirable y digno de aplauso que ofreció el fútbol costarricense a nivel de selección mayor, fue la eliminatoria al Mundial de Corea y Japón. En esa ronda, el grupo de Alexandre Guimaraes jugó maravillosamente.
Ya el Mundial fue otra cosa y Alemania 2006 un fracaso; a nivel menor, la belleza en Egipto.
La idea que hemos manejado en esta Nota, desde luego que con oídos sordos, buscaba que los dirigentes no tuvieran como prioridad clasificar al Mundial de Fútbol, sino formar una generación de nuevos futbolistas, reclutando una generación de talentos, chiquillos de ocho a 12 años y ENTREGARSELOS a un grupo de entrenadores extranjeros MAESTROS.
Exactamente igual a lo que hizo Guido Sáenz con los talentos musicales, que fue de lo que escribimos ayer.
Mientras estos 200 o 300 carajillos aprenden los fundamentos de la disciplina o juego del fútbol, con profesores de verdad y no de mentirillas como los “profes” que entrenan en Costa Rica, salvo contadas excepciones que no llenan los dedos de las manos, podríamos por ejemplo buscar la clasificación al Mundial en Brasil con el seleccionado base de Egipto, con Ronald González de técnico y nos olvidamos de los Lavolpes.
Y no importa si nos eliminan, porque por otro lado estamos trabajando en serio en un proyecto monumental, con una proyección moderna e inusual en nuestro medio.
Este sería un paso revolucionario y habrá otras ideas mejores, innovadoras y positivas.
Pero, si en lugar de esto nos recetan cuatro clasificados por grupo y la posibilidad de fichar un técnico de renombre no acostumbrado a un entorno de mediocridad, nada estamos resolviendo. Ya lo expresamos.
Simples parches a la crisis.

[email protected]