Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 12 Febrero, 2016

Si un equipo quiere ser campeón le urge dar golpes de efecto y sacar resultados que se sientan; hemos analizado este tema en muchas ocasiones y la mayoría de las veces es refiriéndonos al Cartaginés.
Todos los costarricenses que seguimos el fútbol criollo sabemos de la urgencia casi traumática que tienen los brumosos de conseguir un título. Lo han olfateado en varios oportunidades, han estado a 90 minutos de conquistarlo, la última vez con Javier Delgado como técnico, pero ese resultado, ese marcador que necesitan los cartagineses para dejarse la corona no se da y ahí se van quedando en instancias finales, semifinales, etapas de clasificación y decenas de etcéteras.


Cartaginés no es un equipo proclive a ofrecernos golpes de efecto, a lograr resultados que suenen y peguen duro tanto al rival de turno como al entorno y de ahí que no llegue el gallardete. Todo este prólogo para comentar que esta semana, el Cartaginés sí dio un golpe sonoro con su heroica victoria en Pérez Zeledón 2-0, lograda con un jugador menos en la cancha por más de 52 minutos. Fue un triunfo determinante, sorpresivo, vital, logrado de visita, ante el líder del Verano y que estaba en condición de invicto.
El equipo de la Vieja Metrópoli hizo mesa gallega en el Valle de El General porque no solo frenó al puntero, sino que con el triunfo ascendió a la cima de la clasificación que comparte con su víctima y con Alajuelense y Herediano.
Solo una unidad abajo está el Saprissa que despachó sin problemas al Uruguay de Coronado, nómina que juega un Verano espantoso y ya se acerca a posiciones de descenso.
Y si de golpes de efecto se trata, los discípulos de César Eduardo Méndez cuentan con la gran oportunidad de dar otro consecutivo, cuando reciban el domingo precisamente al campeón nacional. Este duelo entre Cartaginés y Saprissa no puede llegar en mejor momento para los anfitriones, pocos días después de que destronaron a un rival que como los guerreros de sur, venían aniquilando enemigos flecha en ristre hasta que toparon con el muro azul.
Entonces, si el Cartaginés quiere revolucionar el Verano, quiere calentar la clasificación y quiere dar señales claras de que va por la corona, tiene que vencer en partidos determinantes y sonoros como el que ganó en Pérez Zeledón y este que sigue frente al Saprissa. De lo contrario y como ha sido lo usual, sus hazañas serán aisladas y flor de un día.