Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 29 diciembre, 2015


Danny Carvajal terminó siendo para el Deportivo Saprissa un portero normal, mucho más bueno, confiable y seguro, que malo. Después de aquellas lejanas “tortas” que lo hundieron momentáneamente, y desde luego la catastrófica caída en México donde le anidaron seis pepinos, todo el resto de sus presentaciones fueron dignas de un portero de equipo campeón nacional.
Al no ser tan mediático como Patrick Pemberton y Leonel Moreira, a la Selección Nacional creo que se le convocó solo una vez, pero en el Invierno resultó un portero que fue creciendo, que transmitió confianza, que atajó y lo hizo muy bien, hasta convertirse en punto altísimo de la nómina monarca.
Desde luego que la paliza que recibió el Saprissa ante el Santos, conmovió a la administración del club y los puso a correr —solo ellos sabrán si realmente lo ocupaban—, por un portero de mayor peso internacional que Carvajal y fue entonces que Paulo César Wanchope anunció el fichaje, en mal momento del canalero, Jaime Penedo.
En lo personal, Penedo me agrada porque defendió la portería de mi querido equipo, el Osasuna de España, hoy metido entre los equipos líderes de la segunda división.
Pero, retornando al cuento, cuando Saprissa anuncia la firma del panameño, el equipo aún no se clasificaba y venía de perder con Limón y empatarle al Cartaginés.
Fueron días muy difíciles para el portero titular del Saprissa, que sin embargo se comportó como todo un profesional, la noticia que indirectamente lo condenaba a la suplencia para el Verano 2016 no lo dobló, contó con el respaldo anímico de sus compañeros, quienes empezaron a abrazarlo cada vez que anotaban y finalmente, Danny dijo que si Penedo quería su puesto, tendría que trabajar y mucho para desbancarlo.
En pequeños lapsos donde emocionalmente quizá no estaba tan fuerte, Carvajal dio a entender que su futuro podía estar fuera del país, una posibilidad que está abierta y que podría ser valorada por el club en horas cercanas.
Por si las moscas, el campeón nacional ya firmó al joven guardameta, Darryl Parker, mientras se aclaran los nublados del día. Si Carvajal se queda, Darryl sería cedido en préstamo a otro club; si Danny se va, Parker se convertiría en el suplente de Penedo. Mientras tanto, vítores y aplausos para Danny Carvajal.