Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 23 Septiembre, 2014

No es la primera ocasión, ni será tampoco la última que el Cartaginés derrota al Saprissa; lo que sucede es que esta victoria del pasado domingo reúne ribetes distintos, porque el “nuevo” equipo de la Vieja Metrópoli da un golpe de efecto al doblegar al campeón nacional en un entorno diferente.
Y cuando nos referimos al entorno del club, no es en mucho por el nombre de su director técnico. Sentimos que en su momento hubo mayores expectativas y reales ilusiones con el renombrado y cotizado Alexandre Guimaraes y una solidaridad y comunión entre su fanaticada y Javier Delgado que aún no suma Mauricio Wright.


Mucho de lo bueno que futbolísticamente tiene hoy el Cartaginés se debe en parte al trabajo de “El Sheriff”, que estuvo a 90 minutos de realizar el milagro y campeonizar al equipo, pero se le esfumó la corona aquella noche aciaga en el Rosabal Cordero, prologada por el infortunio de su entonces capitán, José Villalobos Chan, expulsado después de cometer una falta de penal en el arranque de un partido en que era obligatorio sostener el 2-0, ventaja de la ida.
Mauricio Wright, técnico serio y ganador, campeón con Brujas, ha transmitido en la fanaticada brumosa similares expectativas que varios de sus antecesores. Pero es que en el Cartaginés, el trauma de no ser monarca hace que en cada inicio de campaña renazcan sueños e ilusiones con el técnico de turno.
Por eso, volcamos ese renacimiento de la ilusión papera al título, más que en Wright, en un trabajo honesto y responsable de la junta directiva liderada por Daniel Vargas, de sus gerencias y sobre todo de los fichajes, los de la temporada anterior y los de esta, que finalmente han armado una alineación poderosa y respetada, con variantes de lujo en todos los departamentos. Desde luego que la firma de Cristian Bolaños fue la cereza al pastel, aunque no será el mundialista el que puede solo inclinar la balanza. Hay rostros nuevos de peso en dos campañas: Madrigal, Scott, Herrera, Cabalceta, Monge, Condega, Quirós, Bostal, Bolaños, Silva, Cardoso y otros. Esta mano de obra a disposición de Wright, pesa para construir el edificio del título y vencer al Saprissa en las primeras de cambio no deja de ser un andamio de base firme y sólida que eleve a la corona.
Invicto y con dos goles recibidos en 630 minutos de brega son señales que alertan a los enemigos de que Cartago vive y que el azul, por ahora, luce dominante.

[email protected]