Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 16 septiembre, 2014


El Dr. Germán Retana en una de sus fabulosas columnas, cerraba con una expresión de Epícteto: “La verdad triunfa por sí misma, pero la mentira siempre necesita complicidad”.
No se el porqué, mala leche que soy, relacioné esta aseveración con la escena de la juramentación de los dos nuevos fiscales de la Unafut.
Curiosamente los juramentó Gilbert Fernández y los acompañó en la fotografía oficial, Olman Vega. No sé si los otros asambleístas estaban comiendo “boquitas” o brillaron por su ausencia.
Cambiando de tema, hace seis días escribí en esta Nota lo siguiente.
“Entiendo que lo de Paulo Wanchope como director técnico de la Selección Nacional es transitorio. Supongo que a ningún dirigente le pasa por la cabeza dejarlo en ese puesto en caso de que Costa Rica gane la Uncaf. En este país a nivel de dirigencia somos tan irresponsables, que por ahí podrá saltar algún cabeza hueca que considere que Chope podría seguir al frente del seleccionado si gana la Copa Centroamericana”.
¡Dicho y hecho!
Costa Rica conquistó la Uncaf y de inmediato, Paulo César Wanchope fue ratificado como técnico de la Selección Nacional para los tres juegos amistosos de fogueo ya programados: Omán, Corea del Sur y Uruguay.
Eduardo Li nos sale con un discurso que hemos escuchado mil veces en nuestra trayectoria periodística.
“Wanchope se queda por estos amistosos y a finales de 2014 escogemos al nuevo entrenador”. Una de las razones que ofrece el jerarca de la Federación produce escalofríos.
“Tenemos muchos candidatos, casi cuarenta, pero es bueno esperar porque al terminar el año, muchos otros entrenadores quedan libres en el planeta y tendríamos mayores opciones”.
Por algo escribimos lo que escribimos; estábamos completamente seguros de que si Costa Rica ganaba la Uncaf, nuestros dirigentes no iban a analizar la calidad del torneo ni la verdadera capacidad de los rivales. Se quedaron con el triunfo ante Guatemala y la obtención del trofeo.
Ni lo duden entonces que si Costa Rica saca un empate del Centenario con Uruguay en su juego de fogueo, ese será el parámetro para seguir con Wanchope en la Copa de Oro y lo que sigue. A lo interno de la Selección Nacional se hace notorio que se busca proyectar una unión de grupo que contraste con lo sucedido en Brasil 14. Lo sucedido “según ellos” y estando ahí metido Jaime Perozzo, las verdaderas intenciones son evidentes.

[email protected]