Logo La República

Jueves, 27 de enero de 2022



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Sábado 22 febrero, 2014

Gaetano Pandolfo

Liga Deportiva Alajuelense llega al clásico no con sobresaltos, sino con saltos, que son situaciones diferentes.

El Deportivo Saprissa arriba en ascenso, de menos a más, en procura, cual surfista de lo más alto de la ola.

No sé si los seguidores del Alajuelense, de los que formo parte, han notado como la Liga juega partidos de forma arrolladora que hacen muy felices a sus fieles, otros a puro cálculo, otros demasiado tácticos, algunos conservadores y resultadistas.

Desde luego que en todo esto tiene que ver el rival, pero del Alajuelense que despachó sobrado a Santos y Belén, al que no inquietó lo más mínimo al Cartaginés hay diferencia y estos son precisamente los sobresaltos de los que hablamos.

Es que una cosa es ser un equipo irregular, que igual gana, empata y pierde a un equipo de sobresaltos, que normalmente juega bien pero con resultados distintos.

Se podría afirmar que el Cartaginés “es más equipo que Santos” y por eso frenó a la Liga, pero resulta que los de Pococí o ahora no sabemos de dónde son, porque ya no son de Guápiles, golearon a los brumosos en la jornada previa.

De manera que visualizar a una Liga volando y goleando a santistas y belemitas, a otra calculadora, huraña y pasiva, conforme con sostener un empate en blanco ante el Cartaginés no fue sorpresa.

Entonces: ¿cuál Alajuelense se presentará ante Saprissa?

¿La alegre o la triste?

Saprissa en cambio llega en su mejor momento y con todos sus fantasmas archivados; la nómina está 98% completa, la enfermería está prácticamente cerrada y Ronald González finalmente armó un equipo titular que ha repetido porque ha triunfado.

Aquella vieja consigna de que equipo que gana repite se convirtió en ley en las tiendas moradas y ahora el Saprissa presenta un portero de mucho cartel que como Luis Ernesto Michel contagia, el mexicano es positivamente contagiante y de él parte una formación que hoy tiene en dos habituales reservistas a sus puntos más altos: Kendall Waston y David Guzmán. El binomio de ataque es pícaro, veloz, muy técnico con Colindres y Rodríguez.

En fin, un Saprissa completo, que impone respeto, que gana y convence, a la espera de las travesuras tácticas que se le metan en “la jupa” al Machillo Ramírez para tratar de analizar, apenas Hugo Cruz dé la salida, qué ruta podría tomar el clásico: la alegre o la triste y esto sí que va a depender mucho de don Óscar.


NOTAS ANTERIORES








© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.