Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 10 Septiembre, 2013

El deseo de revancha que vistió el antes y el durante del partido con Estados Unidos, fue cambiado por un exceso de confianza para el juego en Jamaica, por suerte, todo esto a nivel de aficionados.
Cuando Jorge Luis Pinto les pidió a sus discípulos que jugaran frente a los estadounidenses con sangre caliente y cabeza fría, lo que buscó fue sacar al equipo del ambiente hostil que reinaba en el entorno del partido y que para nada era conveniente ni mucho menos beneficioso que los jugadores trasladaran al terreno de juego.
Para esta noche en Kingston, urge de nuevo la sangre caliente, pero la parcela de la cabeza fría habrá que sustituirla y abonarla con otro factor que es fundamental para el juego, que podría ser histórico si se combinan ciertos resultados en la hexagonal: evitar el exceso de confianza.
No todos los días se anotan dos goles en los primeros diez minutos en un juego de eliminatoria mundialista y esto lo resaltamos en nuestra Nota escrita al término del partido del viernes, porque ese par de anotaciones definitivamente marcaron la ruta de un partido “distinto”.
El juego con Jamaica hay que enfrentarlo como si se hubiera perdido con Estados Unidos y la Tricolor está contra las cuerdas y a punto de quedar eliminada del Mundial. Me parece que esto lo tiene muy claro el cuerpo técnico y el grupo, lo que es un aliciente para la confrontación.
Si se nos escapó Sudáfrica por un tiro de esquina en el minuto 92 en Washington, no vamos a perder el vuelo a Brasil si se cuenta con 90 minutos para afianzar el boleto, de manera que hay que atacar a Jamaica con el mismo empeño, actitud y deseo mostrado desde que “Chico Drácula” pitó el inicio del juego de la revancha.
Los pronósticos de Tano eran empate con Estados Unidos y victoria en Kingston, combinados con derrota de Honduras en México. El triunfo catracho trastocó los vaticinios, pero desde luego que también la victoria de la Tricolor le dio un vuelco a la cima de la hexagonal.
Queda triunfar esta noche y esperar de nuevo la combinación de marcadores en los otros dos juegos para conocer si clasificamos al Mundial en el mes de la Patria o habrá que dejarlo para el mes de los encuentros culturales.
Repasemos que a mediados de octubre viajamos a Honduras y recibimos a México. Sobra decir que lo ideal es enfrentar este par de compromisos, clasificados.

[email protected]