Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 16 Julio, 2013

¡Llegó la hora de la revancha!
El calendario y la conformación de los grupos en Copa Oro adelantó acontecimientos.
Estados Unidos y Costa Rica se ven las caras esta noche en Baltimore.
Es un partido oficial y se disputan puntos de manera que si ganan los ticos, disminuye la adrenalina para el juego de la eliminatoria al Mundial.
Las revanchas no esperan.
No existe una hoy y otra el 6 de setiembre.
De manera que si esta noche triunfan los costarricenses la cuenta quedará saldada.
Volver a derrotarlos en la hexagonal sería el postre de un suculento almuerzo.
Ahora.
Ellos también nos tienen ganas.
Saben leer y escuchar y conocen las reacciones en todo el mundo del fútbol al escándalo de Denver. Ese partido nunca debió jugarse y si se jugó, fue porque la FIFA quiso complacer al gigante de la Concacaf, que estaba en apuros y de los buenos.
Jurgen Klinsmann y sus discípulos desean poner las cosas en su lugar y si en una noche aciaga para el fútbol costarricense en Washington, derramaron sangre y sudor en la cancha para eliminar a los ticos del pase directo al mundial en Sudáfrica, estando ellos ya clasificados dándole vuelta a puro pulmón a un resultado adverso, imagínense cómo entrarán hoy en Baltimore.
Entonces, con este preámbulo nada positivo para la Selección Nacional, habrá que analizar cómo se para el equipo de Jorge Luis Pinto, repleto de interrogantes tras sus flojos desempeños ante Cuba y Belice.
Personalmente prefiero repasar los ratos agradables; en lugar de decir que Osvaldo Rodríguez no sirve para nada, recordar sus dos jugadas de auténtico crack que dibujó entrando al área beliceña; aferrarme a las ocasiones que no pudo cerrar Álvaro Saborío; al bólido de Celso Borges que pasó a un centímetro del poste, pero que contra Panamá sí entró solo por rematar un poco más bajo; a las oportunidades que dejaron ir Arrieta y Cunninghan.
En infinidad de partidos la bola no quiere entrar.
Entonces, para nada me asustan las presentaciones oscuras de los ticos en Copa Oro; el equipo de Jorge Luis Pinto está muy bien trabajado y el realce del rival de esta noche va a elevar el ritmo de competencia e incluso, aunque los dos seleccionados se llevan ganas y de las buenas, perfectamente pueden, al estar ya clasificados, negociar un empate y dejar las sacadas de clavo para el 6 de setiembre en el Estadio Nacional.

[email protected]