Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 22 mayo, 2013


En el primer gol del Cartaginés, Mauricio Castillo mete un filtro preciso al ingreso de Andrés Lezcano, que corre raudo y libre por el costado izquierdo del ataque brumoso. Sin marca a la vista, el delantero recepciona, avanza y remata. Leonel Moreira rechaza y Carlos Johnson empuja a la red.
¿Dónde estaba Cristian Montero?
En el segundo gol brumoso, el propio Lezcano recibe el balón pegado a la raya lateral y decide avanzar en línea recta en busca del área enemiga. Derrapa las marcas; lo pegan pero no lo botan. Finalmente cerca de la raya final, hace un quiebre, se quita las marcas y busca meterse al área. Ahí lo atrapa Pablo Salazar y le comete falta. Tiro libre de Hanzell Araúz y gol de Castillo.
¿Dónde estaba Cristian Montero?
Pero, más que averiguar dónde estaba “Lula”, preguntarle a Marvin Solano por qué lo alineó en esa posición, siendo Cristian un excelente defensor central.
El argumento del técnico es que Derrick Johnson y Marvin Obando, los dos habituales marcadores por el costado derecho, estaban lesionados y hubo que improvisar a Montero ahí. Es aceptable el razonamiento pero no vale para el juego de vuelta.
En principio pudo buscar a otro de sus jugadores para que jugara de defensa derecho y así no romper la mancuerna de Salazar y Montero por el centro (ojo que por ahí se coló Randall Brenes para meter el tercero), pero bueno, ahora que debió darse cuenta que fue un error improvisar a Cristian, don Marvin debe recordar y repasar que por ahí cuenta con un par de futbolistas muy talentosos que le pueden ayudar jugando la franja derecha: nos referimos a Esteban Ramírez y a José Sánchez, normalmente “volantes por afuera”, como se les llama ahora, aunque miles no sepan qué es eso, que pueden correr, marcar y subir sin mayores problemas por ese carril.
Javier Delgado le va a repetir a Solano la táctica de bloquear la salida de los laterales rojiamarillos; eso ha sido una constante en los juegos del Cartaginés ante la Liga, Saprissa y Herediano, de manera que don Marvin debe meter talento y velocidad en los costados de su retaguardia para eludir los candados.
El “Sheriff” va a trasladar una ferretería al Rosabal Cordero; sobrarán cerrojos y candados; el juego hay que cortarlo, frenarlo porque con dos goles de ventaja, cada minuto cuenta y a los primeros que hay que parar son a Waylon Francis y al que Solano ubique por la derecha, que nadie cree que vuelva a ser “Lula”.

[email protected]