Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 21 Mayo, 2013

Herediano 2 Cartaginés 0.
¿Le extrañaría a alguien este resultado en un partido del campeonato nacional?
¡A nadie!
Al fin de cuentas, el Team cuenta con la delantera más efectiva y dos de los goleadores del certamen: Víctor Núñez y Yendrick Ruiz.


Y como dijo Marvin Solano.
“Si ellos (el Cartaginés), nos metieron tres goles en veinte minutos... ¿por qué nosotros (el Herediano), no podemos meterles dos o tres en noventa?”
Todo esto es verdad, solo que hay que escribirla en el terreno de juego.
Comentando estas conjeturas, echo la vista atrás y veo a Hanzell Arauz sobrepasar a la defensa rojiamarilla, ya con el marcador 3-1 y frente a Leonel Moreira, en lugar de crucificarlo, el brumoso se inventa un pase de gol a otro compañero que venía entrando a marco descubierto, pero el remate lo bloquea un defensor del Team y se fue desviado.
Javier Delgado se agarró las mechas.
¿Era este acaso, el gol del título?
¿Se imaginan un 4-1 en lugar de un 3-1?
Pero en fin, ni el más optimista fanático del Cartaginés se imaginó al terminar el primer tiempo con el 0-1, que viviría esa segunda parte de ensueño, no solo por los goles, que son el clímax del juego, sino, y como lo escribimos ayer, porque las tres anotaciones fueron antecedidas por acciones que levantaron a los “fans” de las gradas y que empujaron ellos con sus gritos a los cordeles.
Recordemos como el 1-1 se gesta en una corrida apasionada de Carlos Johnson que él mismo termina en la red, después de que se asociaron Mauricio Castillo y Andrés Lezcano. La misma embestida de Johnson a la retaguardia herediana, la repite pocos minutos después el propio Lezcano, que se lleva un balón por la franja izquierda, derrapa rivales convencido de que se va a meter al área florense y antes de penetrar en ella lo caza Pablo Salazar. Tiro libre y 2-1. Acción de pizarra planificada por Javier Delgado y dibujada arquitectónicamente en la cancha por Arauz y Castillo. El 3-1 del Chiqui es un gol al mejor estilo del Cartaginés. Un servicio largo en contragolpe a la espalda de los centrales, Brenes que pica y fusila los cordeles. Gol casi idéntico en su ejecución, al que el propio Brenes le metió a la Liga y la sacó de las semifinales.
Entonces, que gane Herediano 2-0 el sábado no es un resultado sorpresa. Entra en lo normal. Ahora... cómo hará para meter ese par de goles que el Saprissa no encontró en 180 minutos ante el Cartaginés, son otros mil pesos.

[email protected]