Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 18 Febrero, 2013

Se terminó la racha de victorias del Cartaginés, pero aumentó la de Pérez Zeledón.
Se enciende la zona de descenso con las victorias de Puntarenas y San Carlos, que invita a nuevos huéspedes a ser parte de tan rechazada instalación. Por ejemplo, equipos como Belén, Uruguay y Limón, tendrán que ponerse vivos porque eso de viajar a la segunda división, parece que no será cosa de dos.
El equipo de Johnny Chávez volvió a reír, tras largas jornadas de penuria y sacó petróleo de su visita al Atlántico, mientras que los chuchequeros también conquistan tres unidades de oro puro, que ponen en aprietos a su víctima de ayer, el cuadro lechero, que ha perdido la gracia tan apegada pocas fechas atrás.
Habrá que esperar qué sucede hoy con el juego Carmelita ante Belén, que también puede producir un nuevo sismo en el sótano, en caso de una victoria de los pupilos del ojo de tigre De León.
En un Fello Meza eléctrico y en presencia de una masa azul y blanco delirante, le tocó al Santos de Guápiles, ese ordenado equipo que entrena César Eduardo Méndez, cortar la racha de seis victorias seguidas de lo brumosos, que tuvieron que conformarse con el primer empate del Verano y su primer partido en blanco, esto en mucho por la soberbia actuación de Víctor Bolívar.
Los guerreros del sur sumaron su cuarto triunfo seguido y dejaron en paños menores a un Herediano muy difícil de entender a la distancia, pues juega con una desmotivación que no es propia de un club que a lo externo, ahora recibe buenas noticias, contrario a cuando ganaban repletos de dificultades.
La fecha siete dominical la cerró el clásico que fue de color rojo y negro.
Sin meter el acelerador, los anfitriones fueron hallando los espacios que les dejaba una retaguardia morada partida en cuatro, pues en ninguna de las posiciones el Saprissa encontró fortaleza defensiva, reafirmando las apreciaciones de nuestra nota de ayer.
Edder Nelson fue un colador por donde entraron caminando Meneses y Calvo; el chapín Moisés Hernández se hundió en su peor partido de temporada y se limitó a mirar más de cerca los goles de Palacios y Sánchez. Michael Umaña irreconocible, descolocado y Douglas Sequeira tan desbordable como en su fatídico partido ante el Cartaginés.
Fácil victoria de la Liga en el clásico, porque cuando Saprissa intentó reactivarse con el descuento, muy rápido, Armando Alonso puso las cosas en su lugar.

[email protected]