Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 19 octubre, 2007


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]  

Sin que sea un planteamiento definido, ordenado y decidido, es un hecho por lo visto en la etapa de Hernán Medford como técnico de la Selección Nacional que está apuntado a un planteamiento táctico basado en un 3-3-3-1 desde luego elástico y estirado, donde lucen fijas y más estáticas las posiciones de los tres defensores centrales y un atacante adelantado.
Sin que sea una imitación de la forma en que Costa Rica jugó en Italia 90 con Bora Milutinovic, Mundial que consagró a Hernán como joven y talentoso futbolista, la tricolor tiende a aislar a su único atacante y lógicamente que su volumen ofensivo luce pobre y desespera al aficionado.
Costa Rica jugó en Italia con Claudio Jara como único delantero, acuerpado a sus espaldas por dos enlaces o volantes de llegada que eran bien buenos: Juan Cayasso y Oscar Ramírez. Medford no cuenta en su seleccionado con futbolistas de ese nivel y eso no es su culpa.
Detrás de Cayasso y Ramírez formaba una línea de cuatro zagueros: los marcadores de punta, Germán Chavarría por la derecha y José Carlos Chávez Innecken por la izquierda y dos volantes de marca: Héctor Marchena y Róger “Policía” Gómez. Detrás de ellos tres defensores: Róger Flores líbero; Rónald González y Mauricio Montero centrales. Atrás el enorme Gabelo Conejo.
Digamos que el planteamiento de Bora era un 3-4-2-1, solo que ese 2-1 en ataque era definitivo; aunque el gol de Cayasso ante Escocia podría hacer pensar que Juan jugaba cerca de Jara, no fue así. El “Machillo” Ramírez y Cayasso jugaron siempre más pegados a Chavarría y Chávez que a Jara. Marchena y Gómez más unidos a González y Montero que a Juan y Oscar.
Medford y Ramírez mamaron de ese sistema táctico tan exitoso de Bora y hoy los dos están en el cuerpo técnico de la Selección Nacional con poderes absolutos. Es lógico que busquen sistemas tácticos similares.
Lo que pasa es que Medford no se define si alinear a su segundo delantero a la par de su atacante nato o tirarlo un poco atrás como lo hizo Bora. Por lo que hemos visto, prefiere lo primero y así Alvaro Saborío se ha visto acompañado de diferentes atacantes, el más efectivo, Víctor Núñez y si nos vamos al juego ante Haití, también notamos a Allán Alemán (Cayasso), más pegado a Diach (Jara) que a Centeno.
Pareciera que Medford desea ser un poco más ofensivo que Bora pero no ha podido consolidar ese ataque por diferentes razones: está la sequía de Saborío y también que pocas veces juegan juntos Centeno, Solís, Núñez y Alvaro.
Qué lástima, como lo hemos hecho notar tantas veces, que Hernán no le haya dado una oportunidad en ataque a Bryan Ruiz con Alonso Solís y “Paté” empujándolos para probar. Vimos la soltura de Ruiz con la sub23 y Alonso es el goleador del campeonato. ¿Qué cuesta probarlos en ataque?