Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 03 agosto, 2009




Me emocionó mucho el abrazo fuerte y el besote que me estampó en mi cachete una señora mayor, elegantemente vestida y absolutamente desconocida para mí, ayer en la puerta principal del estadio Fello Meza, al término del partido entre brumosos y heredianos.
“Lo admiro mucho a usted; mi hijo me prestó su libro, leo sus comentarios. Soy la mamá de Juan Luis”.
Federico Vargas Peralta, quien conversaba conmigo se quedó gratamente sorprendido del gesto de la señora y yo mucho más. Muchas gracias entonces a esta noble dama, madre del técnico del Cartaginés, y no la nombro, porque no sé cómo se llama.
Pinta muy bien este Cartaginés; una de las defensas más firmes del campeonato anterior, se ha visto fortalecida con el retorno a la portería de Carlos Díaz, un futbolista muy seguro en su posición, además, compenetrado con el equipo que lo trajo al país, con la provincia donde habita y muy querido por la afición, detalles que suman y cuentan.
Los tres centrales son pesos completos y ahora se entienden mejor al estar en su segunda temporada juntos: Martín Arriola, Alberto Jiménez y José Villalobos Chan, van bien arriba y abajo; son fuertes pero rápidos y por ahí, va a costar pasar, más que en el Verano anterior.
Póngale a Esteban Granados como tapón, delante de los tres y alrededor de Oscar Esteban, una ferretería completa con todo tipo de candados: Mauricio Montero, Héctor Hidalgo, Rodolfo Gabriels (los tres jugaron ayer); Andrés Sanabria y otros.
Un defensa izquierdo muy técnico, inteligente, totalmente seleccionable y formado en las ligas menores del Saprissa, Oscar Seravalli y en el otro sector Carlos Rodríguez, que creemos, va para su tercera temporada uniformado de brumoso. Este es otro “perrito de traba”, cuando Juan Luis lo manda a aniquilar talento rival.
Pero, el terremoto en este equipo; la revolución que puede conducir al Cartaginés a posiciones y sueños inimaginables un par de campañas atrás, se da con el aporte de cuatro caras nuevas, todas, al menos en este temprano arranque, entusiasmadas y dándolo todo con su nuevo uniforme: Eduardo Valverde (ex santista y ex universitario): Berny Solórzano, un diez genuino y verdadero, que no se afinca en ningún equipo, supuestamente por problemas extracancha, pero que está repleto de talento; llegó también Luis Stward Pérez, un enganche ideal entre Berny y el otro fichaje, Jorge Barbosa, la famosa flecha que no siempre da en el blanco pero que siempre apunta al frente.
Ojalá Hernández Fuertes arriesgue más con este equipo, lo lance al ataque sin temor (ayer lo desconectó muy temprano) y que se olvide de sus famosas parejitas, porque ahora sí, tiene nómina para codearse cara a cara con el más pintado y encumbrarse.
Las salidas tan temprano de Valverde y Pérez, no fueron buena señal; reconozcan que al final todo el club pedía tiempo ante rival limitado.

[email protected]