Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 28 Agosto, 2017

Semana deportiva excitante en Nueva York

Nueva York
Hoy lunes iniciamos una semana excitante de asistencia y cobertura a eventos deportivos en la ciudad que nunca duerme.
El calendario deportivo internacional ordenó al azar que se juntaran en la ciudad de los rascacielos, cuatro espectáculos deportivos que en lo personal me apasionan y específicamente, en la disciplina del béisbol, la serie entre los Yanquis y los Indios de Cleveland.
Esta noche estaremos presentes con una decena de amigos personales, compañeros del Colegio Los Ángeles y familiares, en el primero de una serie de tres juegos entre La Tribu y los Bombarderos, dos equipos proyectados a estar en la postemporada. Cleveland lidera la División Central de la Liga Americana y los Mulos están en la cima de los Comodines. Todo pinta a que en octubre, la Tribu se mida con Boston y los Yanquis, si ganan el juego de los comodines, con los Astros.
Pero resulta que al otro lado de Manhattan, en el rico sector de Queen’s, empieza hoy lunes el US Open, el cuarto Grand Slam de la temporada, al que asistiremos, por ahora, a la jornada del próximo jueves.
El banquete no termina ahí, porque el viernes se jugará el partido por la hexagonal mundialista entre Estados Unidos y Costa Rica, en el Red Bull Arena en Nueva Jersey, y lógicamente que le daremos cobertura para nuestras Notas en La República.
Y como exquisito postre, terminada la serie de tres juegos entre Yanquis e Indios, se iniciará el jueves otra tremenda serie siempre en el Yankee Stadium, entre los pupilos de Joe Girardi y los poderosos Medias Rojas de Boston, los archirrivales del béisbol en el “Nuevo Circuito”.
Como fanático acérrimo de La Tribu, estaremos en sus tres juegos con los Yanquis, el jueves veremos tenis, el viernes el juego de la Tricolor y el fin de semana siguiente un par de juegos de los Mulos con Boston.
Todo un manjar, que nace de nuestra pasión al béisbol de Grandes Ligas, engendrado en la vieja década 1950-1960, cuando con los colegiales de la época nos fanatizamos con las transmisiones de la Radio Excelsior.
Esperamos contar con suerte para ver pedazos de juegos con grandes tenistas, en los predios del Arthur Ashe el jueves y un día después observar a Óscar Ramírez y sus pupilos parárseles con clase y dignidad a las huestes de Bruce Arena y, ojalá, quitarle el invicto que suma este mal encarado, pero magnífico entrenador.
Gracias a Dios que me permite estar en estos maravillosos escenarios deportivos, exactamente un año después de que padecí problemas de salud con mi corazón. Confío en que los Indios, la “Sele” y el tenista italiano Fabio Fognini me lo revitalicen.
[email protected]