Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 13 Noviembre, 2008

NOTA DE TANO


Hace pocos días comentamos en esta Nota sobre una agencia en Italia propiedad de un chantajista, cuyos fotógrafos se dedicaban a seguir a los “famosos” para retratarlos en situaciones incómodas, la mayoría relacionadas con drogas y sexo, y después exigirles millones de euros a cambio de no publicarlas.
Decíamos que pronto esto se verá en Costa Rica: incluso ya se presentan insinuaciones periodísticas de lo que se viene, con tantas publicaciones en diarios afines a ese tipo de noticias, sobre relaciones tormentosas entre futbolistas y “modelos”.
Otro temita que en pocos años nos inundará, igual que la plaga de los almanaques de las famosas con tres pedazos de confeti en su partes íntimas, serán las biografías de deportistas que, al estar quedándose sin dinero o por querer ganar más, se abren y narran sus intrascendentes intimidades.
Hay periodistas que se dedican a eso y ahora tocó el turno para Antonio Cassano, quien en Italia se abrió de piernas para ganarse una platilla, el entrevistador también agarra algo y el lector se afana en leer tonterías.
Ayer la agencia EFE publicó esta historia.
El ex jugador del Real Madrid Antonio Cassano, asegura haber estado con 600 ó 700 mujeres en un libro autobiográfico, según algunos extractos adelantados ayer y publicados por La Gazzeta dello Sport.
El delantero cuenta en el libro, titulado “Dico tutto” y firmado por el periodista Pierluigi Pardo, que si no hubiera sido por el gol que marcó al Inter en 1999, cuando con 17 años jugaba con el Bari, “habría sido un delincuente”.
El actual jugador del Sampdoria repasa en esos extractos, toda su vida profesional y personal.
“A menudo jugué partidos tras haber hecho el amor.
En Madrid, era aún más fácil, porque estábamos en el hotel, todos en la misma planta; así, en la de encima o de debajo, podías invitar a quien querías y reunirte con ella en el corazón de la noche.
Tenía un amigo camarero. Su misión era llevarme tres o cuatro ‘croissants’ tras tener sexo. Me los llevaba a la escalera, yo acompañaba a la chica y hacíamos el cambio: él se llevaba a la ‘tipa’, y yo me hinchaba de ‘croissants’. Sexo y comida, la noche perfecta”, se recoge.
En cuanto a su relación con los entrenadores, Cassano asegura que el único con el que nunca se enfadó fue con Eugenio Fascetti, en el Bari, mientras que “detestaba” a Claudio Gentile.
A Fabio Capello, con el que coincidió en Roma y Real Madrid, reconoce haberlo insultado en el vestuario después de que le hiciera calentar durante todo un segundo tiempo en un partido en Tarragona.
En los vestuarios le dije: “eres un hombre de m…a, eres más falso que el dinero del Monópoli”.
También afirma que no ha trabajado en esta vida, entre otras cosas, porque no sabe “hacer nada”.
Sin duda, un candidato ideal para el librito de marras.

[email protected]