Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 26 Agosto, 2008

NOTA DE TANO


Primera vez que vemos al Cartaginés en el campeonato contra el Saprissa y la verdad nos agradó el rejuvenecido equipo de Juan Luis Hernández. Nos parece que está en total capacidad de cumplir con las proyecciones de su cuerpo técnico en el sentido de que no sufrirá las angustias de la temporada anterior en la zona de descenso, pero tampoco está el grupo para disputar el ansiado gallardete, ilusión para la que los fieles seguidores brumosos tendrán que esperar.
Jeaustin Campos expresó que le había sorprendido el planteamiento del Cartaginés, “porque ya el fútbol no se juega así”.
Se refería a la marcación hombre a hombre que impuso el Cartaginés, desterrada en el fútbol moderno.
Pero… ¿acaso ha jugado Juan Luis Hernández a otra cosa cuando su “modesto” Cartaginés enfrenta a uno de los grandes?
La estrategia que ordena el técnico madrileño es válida a pesar de los pesares; molesta jugar al fútbol con un rival en la cara e impacienta el sistema, al técnico opositor. Sin embargo, jugar al estilo Hernández Fuertes se vale, tanto que su equipo pudo ganar el partido si el árbitro Mario Arturo Barrantes no se asusta y pita el penal de Drummond a Granados, en una acción que honestamente, si se hubiera presentado en la otra área se sanciona.
Ahora, retornando al Cartaginés, sin duda que el debut en el campeonato de Oscar Esteban Granados le dio otro perfil al equipo, porque en su posición de volante de marca mejora de inmediato dos zonas del conjunto: ayuda en defensa a los centrales Villalobos y Arriola; como Esteban es un mediocampista con sentido del juego ofensivo, también supo asociarse en ataque y lo hizo bien con Mudarra, Madrigal y el buen ariete brasileño, Edgar Figueira, gestor del gol brumoso.
Captamos a un Donny Grant con otra actitud; lo sentimos más metido con el grupo y nos agradó verlo saltando y feliz celebrando el gol con sus compañeros. La temporada anterior no fue así.
Chang y Arriola son dos centrales seguros, por ahí el Cartaginés no tendrá mayores problemas en la temporada. Además está Richard Mahoney, hoy lesionado, pero la zona brumosa que más nos llamó la atención en Tibás fue su cintura, integrada por cuatro veinteañeros de enorme proyección: Héctor Hidalgo (20 años), Oscar Granados (22), Roberto Mudarra (23) y Mauricio Montero (21) son el futuro de este equipo y si no los venden, no se queman, y no se crecen, podrían ser integrantes del Cartaginés campeón que tanto añoran en la Vieja Metrópoli.
Si la dirigencia logra mantener unidos a estos cuatro jugadores y a otros jovencitos como Andrés Sanabria (22), Roy Clark (24), Rodolfo Gabriels (21) y Albán Gómez (22), todos reservas en el Saprissa, claro que tendríamos a un Cartaginés monarca en ciernes y a no muy largo plazo. Lo difícil será mantenerlos.

[email protected]