Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 7 Agosto, 2008

NOTA DE TANO


“Me he dado cuenta que otros entrenadores de selección han querido tomarme en cuenta, pero por temor a la prensa y el qué dirán, no me han llamado”.
“Si tienen que cuestionarme algo, que me lo cuestionen en la cancha”.
“Yo no tengo problemas con la prensa, sino que esta tiene problemas conmigo, porque la verdad es que yo no dependo de ella, pero tal vez la prensa sí dependa de mí”.
“El pasado es pasado; borrón y cuenta nueva. Ahora es diferente”.
Tarjeta de presentación de Froylan Ledezma.
No hay nada que decir.
Retrata el futbolista una vez más su inmadurez y falta de humildad y si no ha cambiado en estos rasgos de su personalidad, no hay por qué creer que haya cambiado en los otros. Los que ya sabemos; los problemáticos.
Le preguntaron en radio Monumental sobre su pasado, caracterizado por sus constantes altibajos en su carrera profesional, llegados sobre todo por problemas de indisciplina, y el futbolista dio a entender que ya logró superar esa etapa y se encuentra con los pies bien puestos sobre la tierra.
“Soy un jugador más maduro”, agregó.
No le creemos a Froylan, porque un deportista que aprende de sus errores, los acepta, los reconoce y se levanta sobre ellos a una nueva vida, que es la verdadera maduración, no se hubiera expresado de la prensa deportiva nacional como lo hizo.
Ledezma regresa a la Selección Nacional en pie de guerra, con los tacos por delante y dispuesto a bregar de nuevo en el combate contra los medios de comunicación.
¡Pésima señal!
Menuda bronca se ha comprado el cuerpo técnico de la tricolor.
Sobre todo esa frase de desprecio al gremio periodístico lo retrata de cuerpo entero: “yo no dependo de la prensa deportiva; tal vez la prensa sí dependa de mí”.
¡Qué desafío colegas!
Por qué no reaccionan algunos con un poco de honor y lo ignoran ahora que viene de regreso al país, no de la liga premier inglesa o la primera división holandesa, sino de un oscuro club de la segunda división del fútbol alemán.
Ya se enojó con la Prensa Libre porque lo llamó a su residencia en Europa; ahora le dice a Monumental que no ha sido seleccionado por responsabilidad de los periodistas que les meten miedo a los técnicos de turno. Guimaraes y Medford se orinaban los pantalones si lo convocaban. ¡Bravo Kenton tan valiente!
El Maradona criollo desprecia al periodismo nacional y lo reta a que lo cuestione en la cancha, como si al igual que Diego, nos hubiera regalado dentro de ella, algún título mundial.
Menudo lío en puertas.
Mi gremio, lo esperará fervoroso en el aeropuerto; el jugador se sabe noticia y lo aprovecha; directamente afirma que “su fama” nos mantiene y ahí irán en tromba sobre su esqueleto a buscar “la información”.
¡Qué pena!
¿Por qué, como decía Bosco Valverde en La Nación; no lo metemos en el congelador?

[email protected]