Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 8 Marzo, 2008

Nota de Tano

Gaetano Pandolfo
[email protected]

Dentro de la alegría merecida que deben de estar disfrutando en el cielo mis entrañables “Pibe” Navarro y el padrino Jaime Villanueva, por algún huequito de una nube mal puesta han de ver la triste situación de su querido Cartaginés, aquí en la Tierra.
Un histórico de nuestro fútbol, el decano que ganó la Concacaf no hace mucho tiempo, ya ni siquiera logra sostenerse incrustado en la mediocridad, sino que se cayó y podría hacerlo hasta la segunda división.
El equipo de la Ciudad de las Brumas ha sido consumido por sus problemas económicos, por culpa de los cuales el presidente Thelvin Cabezas ha tenido que elegir entre gastar y gastar en contrataciones y sostenimiento de futbolistas en un medio tan inflado como el nuestro, o invertir en el saneamiento del aspecto financiero.
Se inclinó por lo segundo. Poco a poco Cartaginés se fue librando de las malas noticias económicas, llegó a un arreglo con la Caja Costarricense de Seguro Social, recientemente se supo que ha pagado más de ¢300 millones en deudas con ex jugadores y por ahí la cuestión parece ir bien.
El problema es que la cobija no le ha alcanzado para tapar a toda la institución, y todos los años el Cartaginés tiene que rearmarse en el plano deportivo, por no tener la capacidad de cubrir todos los gastos necesarios para mantenerse en un nivel futbolístico aceptable.
Primero el entrenador Carlos Linaris pegó el grito al cielo cuando el club tuvo que vender a Roy Miller, José Villalobos Chan y Randall “Chiqui” Brenes, pero peor le fue a Ronald Mora, quien se quedó sin lo mejor que tenía: el portero Carlos Díaz, el defensa Pablo Salazar, el capitán y contención Danny Fonseca y el goleador Víctor “Mambo” Núñez.
Aun así el “Macho” se las ingenió para formar un buen equipo la temporada anterior, en la que consiguió un récord histórico de victorias al hilo para los brumosos en el torneo de Apertura, y en el Clausura fue líder durante más de diez fechas.
Aunque en las etapas decisivas fue derrotado por Puntarenas y Herediano, parecía, una vez más parecía que el Cartaginés podía empezar un proceso bonito, pero no. Thelvin Cabezas tuvo que elegir y escogió arreglar la deuda brumosa con la Caja del Seguro, lo cual no está mal, pero que tiene sus consecuencias deportivas y estas se están viendo en los pocos puntos que ha sumado, que tienen al decano al borde del descenso.
Cartaginés perdió toda su prometedora mediacancha ofensiva del año pasado, con Armando Alonso hoy en Saprissa, Esteban Sirias en Liberia, Paolo Jiménez en Brujas, Berny Solórzano en San Carlos y José Francisco Alfaro, que se fue al Herediano, no pegó y regresó con menores nivel y motivación.
Pero ojo con esto: La diferencia entre Cartaginés y Herediano es que Aquil Alí ha preferido invertir en planillas caras y luchar por el título que en saldar deudas y quizás, solo quizás, a largo plazo haya sido mejor la decisión de Thelvin, aunque le cueste al club un descenso y una reestructuración desde la segunda división.