Enviar
Al menos 700 estibadores de la terminal portuaria de Moín están anuentes a realizar una votación para determinar futuro de la entidad
Muelleros limonenses denunciarán a sindicato de Japdeva
• Funcionarios alegan que algunos han sido amedrentados y amenazados

Carlos J. Mora
[email protected]

La disputa por el futuro de los muelles de Limón cada día sube más de tono.
Las relaciones laborales y personales entre los muelleros a favor de una asamblea general de trabajadores, para decidir sobre la concesión portuaria y el sindicato de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), se perciben tensas.
Ayer una representación de los 700 estibadores que están a favor de la concesión anunció que acudirán al Ministerio de Trabajo para interponer una denuncia contra el gremio sindical por no permitir la votación para decidir su futuro laboral y por presuntas amenazas.
Este grupo de trabajadores pretende negociar directamente con el Gobierno la posibilidad de entregar los puertos a un administrador privado; sin embargo, el sindicato de Japdeva rechazó la oferta de indemnización de $137 millones a cambio de la concesión portuaria y también se ha negado en dos oportunidades a convocar a una asamblea de trabajadores para discutir el tema.
“No nos dejan votar y decidir libremente si queremos un cambio para Limón, un mejor futuro para nuestras familias”, indicó Wagner Barrantes, trabajador del puerto limonense, quien denunció presuntas amenazas contra él y los trabajadores que integran el grupo.
Por su parte Carlos Pemberton, líder de este sector que se ha denominado Grupo Mediador, dijo que “se está frente a una cúpula sindical que ciertamente no representa ni respeta el pensamiento de los trabajadores”, y por eso presentarían varios recursos ante el Ministerio de Trabajo.
LA REPUBLICA intentó conocer la versión de Ronaldo Blear, secretario general del sindicato de Japdeva, pero ayer no contestó su teléfono celular, ni se encontraba en su oficina en Limón.
Ante este escenario el Poder Ejecutivo aseguró que respaldará a los funcionarios que quieren que se convoque la asamblea de trabajadores para proceder con la votación.
“Esas actitudes no pueden ser toleradas y el Gobierno en eso será firme. Por la vía del hostigamiento, el miedo y la violación de los derechos de los trabajadores que están tratando de imponer unos pocos, Limón nunca saldrá adelante”, dijo Rodrigo Arias, ministro de la Presidencia.
Ver comentarios