Enviar
Destacan beneficios atribuidos al acuerdo pero con cifras parciales
Ministros del istmo promueven respaldo al Cafta

• Procesos como el de unión aduanera y negociación con Europa podrían verse perjudicados

Israel Aragón
[email protected]  

A pesar de que consideran que aprobar el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta) o no es una decisión exclusiva de los costarricenses, en Centroamérica mantienen grandes expectativas por el referéndum de la próxima semana.
Procesos de integración centroamericana, como el de unión aduanera o la definición de una postura de cara al Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (AACUE) deberán replantearse sin la participación de Costa Rica en caso de que el país rechace el Cafta en el referéndum.
Así lo manifestaron los ministros de Economía y Finanzas de Centroamérica reunidos en San José toda esta semana, en la III Ronda de Coordinación Centroamericana de cara al AACUE.
“Un eventual ‘no’ tiene consecuencias, tanto para Costa Rica como para Centroamérica, pues se afecta el proceso de integración y eso podría influir en la negociación con la Unión Europea (U.E.), pues los europeos nos ven como un solo bloque, no nos conciben fraccionados”, expresó Yolanda Mayorga, ministra de Economía de El Salvador.
Sin embargo, “los temas de integración, los protocolos, contemplan la posibilidad de que los países que estén preparados sigan adelante, por lo que tampoco es de esperar que nos detendremos por Costa Rica”, agregó.
“El mandato que tenemos todos en Centroamérica es integrar la región lo más rápido posible, y basándonos en eso no podemos pensar siquiera que uno de los países dañe este proceso, no quisiéramos pensar qué sucede si uno se quedara fuera”, dijo Jorge Alberto Rosa, ministro de Industria y Comercio de Honduras.
En mayo de este año Costa Rica se separó de sus vecinos centroamericanos al abstenerse de firmar el Marco Jurídico de la Unión Aduanera, exigido por la U.E., debido a que el documento contempla reformas hechas en los otros países debido a la implementación del Cafta.
Por esta razón los ministros consideraron difícil que el país encuentre una forma de integrarse al resto de Centroamérica en la negociación con la U.E., lo cual a la vez les dificultaría a ellos el proceso, pues los europeos exigen una negociación de región a región.
“El hecho de que Costa Rica quede fuera del TLC desarmonizaría algunas cosas y esto haría muy difícil el avance de la negociación”, señaló Mayorga.
Renunciar al Cafta “es cerrarnos el mercado con Estados Unidos al menos por dos años, hasta que no haya un nuevo gobierno y un nuevo congreso en Estados Unidos”, y agregó que el Gobierno “está consciente de que una negociación con la U.E. no sería factible sin el acceso de Costa Rica al mercado estadounidense”, comentó por su lado Marco Vinicio Ruiz, ministro de Comercio Exterior.
En ese sentido se informó a Europa sobre la posibilidad de que Costa Rica rechace el Cafta, y sus representantes a su vez han manifestado su preocupación al respecto.
Otra dificultad para el país radica en las exportaciones a Centroamérica afectadas por las reglas de origen. “Guatemala importa a Costa Rica una cantidad grande de hilos para costura, pero si quedan fuera no cumplirán con la regla de origen fijada en el tratado, por lo que no podríamos seguir importándole”, expresó Luis Oscar Estrada, ministro de Economía de Guatemala.
Ver comentarios