Enviar
Solo 60 empresas continuaron en proceso que comenzó con 200 participantes
Mercado de franquicias tibio
Capacitación a emprendedores para expandir sus empresas cuenta con fondo de $1,25 millones

Pane E Vino es un restaurante que abrió hace siete años en Escazú y desde entonces no ha parado de crecer.
Con nueve locales distribuidos por la Gran Area Metropolitana, esta pizzería le apuesta ahora a explorar nuevos mercados.
Fue así como llegó a Nicaragua en agosto de 2008 y se apresta a satisfacer el paladar de los panameños y guatemaltecos con los más de 150 platillos que incluye su menú.
La venta de franquicias es la clave del éxito que le ha permitido a esta empresa explorar el mercado centroamericano.
No obstante que algunos emprendedores han logrado demostrar que es posible trascender mediante la comercialización de franquicias, y a que se dispone de un fondo de $1,25 millones para enseñar a los pequeños y medianos empresarios a propagar su negocio, pocos se han interesado en adoptarlo.
De las cerca de 200 empresas que iniciaron el proceso para identificar si cumplen con los parámetros necesarios para expandirse, actualmente solo unas 60 continúan el trámite.
La barrera de ingreso que encontraron fue el gasto de unos $200 que las empresas deben cancelar para el proceso, que es parte del costo de oportunidad por lograr ser una de las 20 empresas a las cuales el Banco Interamericano de desarrollo (BID) les pagará todos los gastos que conlleva franquiciar.
Precisamente el programa que estimula el modelo de franquicias entre los empresarios nacionales es impulsado por el BID en conjunto con la Cámara de Comercio.
El reto de esta iniciativa es cómo lograr la expansión de empresas con una mínima inversión. Lo que se quiere es calcar el modelo que les permitió a compañías, como la gigante de comidas rápidas McDonald’s, estar en todo en el mundo sin invertir un solo dólar.
Junto a Pane E Vino existen otras franquicias costarricenses, que llegarían a unas 20. Maridos de Alquiler, Musmanni y Get Nuts son tres de los formatos más exitosos y que sirven de referencia en temas de franquicias.
En contraste, la Cámara de Comercio estima en unos 130 el número de emprendedores de origen extranjero que han incursionado en el mercado local.
La desconfianza del empresario nacional en abrir los secretos de su operación a un consultor que le enseñará las ciencias de las franquicias se convirtió en una barrera. Por otro lado, la falta de información hace que los emprendedores pierdan interés en este método de expansión.
“Creo que muchos consideran que las franquicias sirven solo para grandes consorcios, y no piensan que el concepto se pueda aplicar también a pymes. Esa negativa a revelar información a terceros y vender las recetas es infundada, porque para eso hay mecanismos legales”, consideró José Andrés Masís, socio fundador de la Asociación Costarricense de Franquicias (Acofra).
Este organismo nació apenas este año, y cuenta con unos 15 empresarios en calidad de socios fundadores. En la actualidad trabaja en reglamentos para aceptar a nuevos asociados y dar impulso a la creación de más franquicias.
Lo interesante de este modelo es que el emprendedor original invierte en la marca y crea un estándar de calidad. Luego se despreocupa de la expansión porque no invierte ni un colón al vender representaciones a personas interesadas, afirmó Masís.
En el caso de Get Nuts, franquicia que comercializa semillas confitadas y tiene el secreto de vender con el olor de sus productos, su éxito estuvo en poder incursionar a Estados Unidos.
La iniciativa fue del fundador, Juan Gabriel Jacobo, quien desarrolló el concepto en el país, y posteriormente lo llevó a Norteamérica.
“Al vender la franquicia, les damos el concepto para que ellos puedan usar nuestra marca, recetas y encuentren una forma para hacer el negocio. Además de la marca, proveemos algunas materias primas, el diseño de los quioscos, la imagen y prestigio”, explicó Arnoldo Castillo, representante de expansión de la firma.
Esa posibilidad de nuevos espacios para ser competitivos, y ganar una cuota de mercado a los rivales grandes a partir de eficiencia es a lo que deben apelar los pequeños empresarios, afirmó Juan Gabriel Jacobo, presidente de Nueces Confitadas.

Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios