Enviar
Miércoles 6 Noviembre, 2013

En el caso de los derechos de los consumidores, distintas son las batallas jurídicas dadas para que estos cuenten con cuerpos legales que les permitan una relación más equitativa con el poderío de los comerciantes


Los derechos no se negocian


Diversas son las luchas históricas que han permitido la consagración de determinados derechos de la humanidad. Muchas de estas luchas han sido en el plano físico y otras en el plano jurídico - intelectual.
En el caso de los derechos de los consumidores, distintas son las batallas jurídicas que se han realizado para que estos cuenten con cuerpos legales que les permitan una relación más equitativa con el poderío de los comerciantes.
En el caso de los usuarios de telefonía móvil, derechos como el de la portabilidad numérica, fue expresamente reconocido en la promulgación de la Ley General de Telecomunicaciones, específicamente en el artículo 45 inciso 17) de dicha ley.
Entiéndase, esta fue una lucha que se efectuó y que se ganó, al menos en el papel.
Lamentablemente, esa conquista ha sido burdamente arrebatada, sin razón o justificación aparente, por una negociación que se dio entre los operadores de telefonía móvil, como si este derecho de los consumidores se tratara de una simple mercancía transable en el mercado.
Dicha negociación consistió en prorrogar, una vez más, la entrada en operación del sistema que permitiría la implementación de la portabilidad numérica en Costa Rica.
Esa actitud irrespetuosa de los operadores, en conjunto con una posición blandengue de las autoridades respectivas, generan un damnificado: el consumidor.
¿A qué asociación se le consultó la legalidad de este acuerdo? ¿Qué audiencia pública existió para disponer de un derecho de los usuarios?
Evidentemente estas preguntas solo vienen a confirmar que los encargados de hacer respetar los derechos de los consumidores y los propios comerciantes, siempre anteponen sus intereses a los de la colectividad.
En este caso, dejando de lado el derecho a la portabilidad numérica de los usuarios con una negociación de algo tan personalísimo como un derecho, que valga señalar, no se negocia.


Juan Ricardo Fernández

Presidente
Asociación Consumidores Libres