Líderes republicanos apoyan a la CIA tras ataques de Trump
El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, señaló que tenía la “la mayor confianza” en las agencias de inteligencia mientras el líder de la Casa de Representantes, Paul Ryan, las elogió por “trabajar diligentemente” para repeler las amenazas cibernéticas de otros gobiernos.
Enviar

Los dos republicanos de mayor jerarquía en el Congreso de Estados Unidos ofrecieron su respaldo decisivo a la comunidad de inteligencia del país ayer, en fuerte contraste con el ataque del presidente electo Donald Trump a la CIA, tras informes de que la agencia de inteligencia había encontrado que el Gobierno ruso intentó ayudar a Trump a ganar la presidencia.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, señaló que tenía la “la mayor confianza” en las agencias de inteligencia mientras el líder de la Casa de Representantes, Paul Ryan, las elogió por “trabajar diligentemente” para repeler las amenazas cibernéticas de otros gobiernos.
De todos modos, ambos instaron a no usar el tema para fines partidarios o para crear dudas sobre los resultados de las elecciones.


McConnell elogió particularmente a la CIA y dijo que los comités de Inteligencia y de Servicios Armados del Senado investigarán las conclusiones de las agencias de inteligencia de que Rusia infiltró los correos electrónicos y computadoras utilizados en la campaña presidencial estadounidense.
“Cualquier violación extranjera a nuestras medidas de seguridad cibernética es perturbadora y condeno fuertemente cualquier iniciativa semejante”, afirmó McConnell a la prensa, para posteriormente añadir: “Los rusos no son nuestros amigos”.
The Washington Post informó el viernes que la CIA dijo a los senadores que el gobierno de Vladimir Putin intentó activamente ayudar a Trump a ganar la elección, yendo más allá de una conclusión previa de que la meta era socavar la credibilidad del proceso político estadounidense.
“Cualquier intervención de Rusia es especialmente problemática porque, bajo el presidente Putin, Rusia ha sido un agresor que socava de manera consistente los intereses de los estadounidenses”, manifestó Ryan en un comunicado. “Al trabajar para proteger nuestra democracia de la influencia extranjera, no debemos poner en duda el resultado claro y decisivo de la elección”.
El equipo de Trump atacó a la CIA por sus conclusiones y se burló de su credibilidad, culpando a la agencia de su fallido análisis de que Irak tenía armas de destrucción masiva antes de la invasión al país en 2003. Trump siguió con un tuit el lunes.
“Pueden imaginarse si el resultado de la elección hubiera sido al revés y que nosotros hubiéramos tratado de jugar la carta Rusia/CIA. ¡Habrían dicho que era teoría de la conspiración!”, escribió en Twitter.
El vocero de Trump, Jason Miller, consultado por la prensa en una conferencia telefónica el lunes, no se refirió directamente a los comentarios de McConnell pero arremetió contra los informes acerca de las conclusiones de la CIA.
“Esto es un intento por tratar de restarle legitimidad a la victoria del presidente electo Trump”, sostuvo.
“Eso parece ser lo que realmente está pasando aquí”.
El secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que el personal de las agencias de espionaje eran “patriotas”.
El presidente del Comité de Servicios Armados del Senado, John McCain, y el próximo líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, de Nueva York, aseguraron el domingo en un inusual comunicado conjunto que el Senado investigaría la interferencia de Rusia en la elección presidencial.
McCain y Schumer, a los que se unieron el senador republicano por Carolina del Sur Lindsay Graham, y el senador demócrata por Rhode Island Jack Reed, expresaron que “demócratas y republicanos deben trabajar juntos y a través de las jurisdiccionales congresales para examinar con detenimiento estos recientes incidentes e idear soluciones integrales para desalentar futuros ciberataques y defenderse de ellos”.
Las sospechas sobre Rusia han cobrado una nueva importancia ahora que Trump está considerando al presidente ejecutivo de Exxon Mobil Corp., Rex Tillerson, para el puesto de secretario de Estado. Tillerson es conocido por sus lazos con Putin y recibió la Orden de la Amistad de Rusia, la mayor condecoración civil de ese país a ciudadanos extranjeros destacados.
Si Trump nomina a Tillerson, las sospechas alrededor de Rusia podrían generar problemas para su confirmación en el Senado, incluso para algunos republicanos.


Ver comentarios