Foto 1
Scotiabank e ICODER, continuarán uniendo esfuerzos por los próximos tres años, para culminar el proyecto de la mejor forma. En la foto Rocío Zamora, gerente de Relaciones Públicas y RSE de Scotiabank, y Lisseth Villalobos, de Gestión de Proyectos de la Dirección Nacional del ICODER. Esteban Monge/La República
Enviar

¿Quién no ha visitado La Sabana para hacer ejercicio, jugar con los hijos, patinar, comerse un granizado, montar a caballo y hacer la siesta después de almuerzo? Todos los costarricenses somos parte de ese parque, todos #SomosSabana.
El Proyecto de Rearborización del Parque Metropolitano La Sabana finalizó su quinto año de intervención con resultados exitosos y en este 2016 llega con más fuerza.
Al día de hoy, los visitantes podrán observar especies como Mauria heterophylla (cirrí) y Senna septemtrionalis (abejoncillo), Andira inermis (almendro de río), Triplaris melaenodendrum (hormigo), Seudobombax septenatum (ceibo barrigón) y Clarisia racemosa (ojochillo).
El año pasado se sembraron 690 árboles y en 2016 la meta es contar con otros 450, que irían en los senderos y los alrededores del lago, dijo Rocío Zamora, gerente de Relaciones Públicas y RSE de Scotiabank.
“Este proyecto se mantiene, gracias al gran esfuerzo de 11 organizaciones que integran la Comisión de Sabana, entre ellos la Compañía Nacional de Fuerza y Luz, el Ministerio de Justicia, Preserve Planet, ICODER y SINAC. Poco a poco recuperamos el ecosistema del parque y le damos una nueva vida, llena de colores diferentes y formas variadas. Este cambio progresivo se hará cada vez más evidente, pero estamos seguros del gran beneficio que traerá para todos”, agregó Zamora.
De la madera que se ha extraído de los árboles, se han hecho 217 mesas, 36 basureros y hasta rótulos informativos que indican la ubicación de los senderos.
Otro importante logro del proyecto es un registro de apenas el 1% de mortalidad en los árboles nuevos sembrados en el parque, cuando se estimaba que podría rondar el 40%, dijo Lisseth Villalobos, de Gestión de Proyectos de la Dirección Nacional del ICODER.
“Ha sido un gran trabajo desde 2008 que empezamos este proceso. La Rearborización de La Sabana es hoy una de las alianzas público-privadas más importantes del momento no solo por la cantidad de organizaciones vinculadas, sino también por el involucramiento que permite de la población y el impacto ambiental que pretendemos generar en el principal pulmón capitalino”, señaló Villalobos.
Scotiabank e ICODER continuarán uniendo esfuerzos por los próximos tres años, para culminar el proyecto de la mejor forma, logrando resultados que muestran el cumplimiento de los objetivos planteados cuando se inició.
Para conocer más del proyecto, visite los perfiles oficiales de Facebook y Twitter www.unanuevasabana.com, o escríbanos a la dirección [email protected]

 


 

Ver comentarios