Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



MAGAZINE


Ken Follett: "Edad Media me inspira, pero era brutal"

Redacción La República [email protected] | Martes 22 noviembre, 2011



MINISERIE
Ken Follett: "Edad Media me inspira, pero era brutal"


Ken Follett, el novelista galés que halló el vellocino de oro de los best-seller inspirados en la Edad Media, comentó en el rodaje de su novela “Un mundo sin fin” que la Edad Media le inspira “pero que no era el período perfecto para vivir porque era una época brutal”.
“Me siento muy feliz de no haber nacido en la Edad Media, donde la gente estaba constantemente en peligro por los ladrones o las guerras y los niños eran ahorcados”, comentó el autor de “Los Pilares de la Tierra”.
En la visita que Follett realizó al rodaje de “Un mundo sin fin”, una miniserie homónima que se inspira en la segunda parte de “Los Pilares de la Tierra”, se mostró “muy satisfecho” con el guión y la producción que se lleva a cabo a las afueras de Budapest.
Inspirada en la catedral de Santa María, de Vitoria-Gasteiz (norte de España), la novela “Un mundo sin fin” —“World without end”, en su versión original se desarrolla en Kingsbridge, una ciudad ficticia creada por Follett (Cardiff, Gales, 1949) para “Los Pilares de la Tierra” “The Pillars of the Earth”, en su versión original (1989).
Follett ha explicado en el ‘set’ que el misterio de las catedrales y el papel de las mujeres con poder y dinero en la Edad Media son las claves diferenciadoras de “Un mundo sin fin”, novela cuyo título proviene de la oración cristiana ‘Gloria al Padre’ en su versión inglesa: “World without end”, conocida en castellano como “Por los siglos de los siglos”.
En “Un mundo sin fin”, este maestro de la narrativa de acción y suspense arranca en 1327, dos siglos después de la construcción de su majestuoso templo gótico en Kingsbridge donde sobre todo Caris, interpretada por Charlotte Riley, junto a su amante Merthin (Tom Westo-Jones) lucharán por desenterrar un secreto peligroso para salvar a su ciudad y lograr la libertad.

Budapest / EFE