Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 28 Enero, 2015

De las cumbres realizadas en el país esta es la más significativa e importante


Pizarrón

III Cumbre de la CELAC

Durante esta semana se reúne en Costa Rica la III Cumbre de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC).
En 2010 las naciones del continente que participaron en su constitución destacaron su importancia en la unidad y en la integración política, económica, social y cultural, para avanzar en el bienestar social, la calidad de vida, el crecimiento económico y promover nuestro desarrollo independiente y sostenible, sobre la base de la democracia, la equidad y la más amplia justicia social.
La CELAC se ha pronunciado, en sus diversas reuniones, condenando el embargo impuesto por Estados Unidos a Cuba, desde hace más de 50 años, por los derechos legítimos de Argentina sobre las Islas Malvinas, y sobre la situación colonial de Puerto Rico, tres aspectos que probablemente de nuevo en esta III Cumbre en San José serán declarados.
Treinta y tres países de los 35 que constituyen la OEA forman parte de la CELAC. Del continente solo Estados Unidos y Canadá no forman parte de la CELAC. Los países que la constituyen suman casi 600 millones de habitantes, con 170 millones de personas que viven en la pobreza, de allí el énfasis puesto por el Gobierno de Costa Rica, con el presidente Luis Guillermo Solís, quien ha tenido la Presidencia Pro Témpore durante este año, de que haya un pronunciamiento fuerte intencionado a acabar con esta pobreza en el continente.
Los países de la CELAC reúnen una diversidad étnica lingüística expresada en cuatro idiomas principales, portugués, español, inglés y francés, además de muchas lenguas indígenas, lo cual se refleja en distintos foros e instancias que se han ido creando, como el Parlamento Indígena en Suramérica, y una serie de instancias organizativas e institucionales regionales, que han fortalecido el sistema interamericano en general.
El continente es una región muy rica en minerales y materias primas, petróleo, gas, oro, cobre, estaño, hierro, muchas de ellas hoy en manos de los Estados y gobiernos, lo que les ha permitido impulsar políticas sociales avanzadas y tratar de resolver graves problemas en este sentido.
Además, el continente está considerado como la gran reserva de biodiversidad del planeta. Más de la mitad de la región, casi 21 millones de kilómetros cuadrados corresponden a bosques y selvas, con un 30% de fuentes de aguas dulces.
La situación geográfica de la región la coloca en posición estratégica entre Europa, África y Asia, bañada por los grandes océanos del Atlántico y el Pacífico.
Esta Cumbre se realiza en un nuevo marco de relaciones hemisféricas caracterizado principalmente por el impulso que ha cobrado el inicio de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, y el término, por lo menos en esta dimensión, de la Guerra Fría en la región.
Esta situación hoy fortalece a la CELAC y los impulsos unitarios y consensuales que esta organización se propone en sus anhelos integracionistas. De esa relación con Cuba solo Estados Unidos, en el continente, no tenía relaciones diplomáticas. Estados Unidos estaba aislado del resto de los países respecto a Cuba que ha venido ganando, poco a poco, con decoro, con dignidad, la afirmación de su soberanía, y su sitial en el concierto de las naciones americanas.
De las cumbres realizadas en el país esta es la más significativa e importante, hecha hasta hoy, por la presencia de jefes de Estado y presidentes que se reunirán en San José.

Vladimir de la Cruz