Enviar

Hawks allanan Chicago

Atlanta sumó su duodécima victoria consecutiva y lidera con comodidad Conferencia Este

201501182240350.a7.jpg
El pívot dominicano Al Horford jugó agresivo y atacó el aro cuando la defensa se lo permitió; Gibson no igualó su nivel.RANDY BELICE-AFP/LA REPÚBLICA
Los Cavaliers y los Bulls fueron los equipos del Este más laureados cuando empezó la Liga. Ya en el ecuador de la competición, Atlanta ha emergido como el más sólido en la Conferencia y de esta manera los Hawks certificaron el sábado anterior ante los Bulls (99-107) la velocidad de crucero con la que dominan la clasificación y extendieron a 12 su racha de victorias consecutivas.
El comandante del equipo en el United Center fue Kyle Korver quien lideró el ataque de los Hawks al aportar 24 puntos, incluidos siete triples, mejor marca de la temporada, y no permitió que los Bulls pudiesen remontar cuando intentaron darle la vuelta al partido.
No obstante, el origen del buen baloncesto de Atlanta se debe a que todos los jugadores atraviesan por un momento de forma sobresaliente pero la verdadera fortaleza está en su juego colectivo.
Rebote, tiro exterior, defensa, velocidad, anotación. Tienen mucho de todo. Solo así se puede entender su balance: 33 victorias y 8 derrotas.
Su técnico Mike Budenholzer creó un equipo balanceado, partido a partido juegan en conjunto con un buen sistema y además le quitan el peso y la presión a un solo jugador.
Además, su equipo contabilizó 10 robos de balón, tuvieron 31 asistencias, lo que habla de la seguridad que tienen de pasar el balón a sus compañeros y únicamente perdieron la posesión en nueve ocasiones. Es fantástica la eficiencia con la que juega la gran sorpresa del torneo.
La NBA siempre ha sido criticada por su manera de jugar, muy distinta a la que se practica en las universidades norteamericanas en donde se corre la cancha con fundamento y aplicando sistemas que le den movilidad al juego.
Atlanta recuperó ciertos fundamentos que los hace indestructibles. No existe un “yo” en este equipo, no hay egoísmo y juegan para el compañero. Esta es la clave del mejor equipo en el hemisferio oriental de los Estados Unidos.
Las estadísticas no dejan mentir. Al Horford reivindicó su condición de estrella y líder de los Hawks al imponer su presencia y protagonismo en el juego y quedarse a las puertas de un doble-doble tras conseguir 22 puntos y nueve rebotes, incluidos siete defensivos.
Sí consiguió un doble-doble el base Jeff Teague al aportar 17 tantos, 11 asistencias, recuperó tres balones y puso tres tapones, que lo dejaron como el líder en la dirección del juego de los halcones.
Mientras que el ala-pívot Paul Millsap también ayudó a la victoria con 16 puntos, seis asistencias, cinco rebotes y un tapón, que además le permitieron completar la lista de los cuatro jugadores de los Hawks que lograron números de dos dígitos.
Por parte de los Bulls, fue Derick Rose quien se encargó de dirigir el juego y aportó 23 puntos y 10 asistencias.
Pau Gasol, en su línea de jugador clave para Chicago, se encontró con la figura de Horford que le hizo ganarse a pulso los 22 puntos que anotó y los 15 rebotes, incluidos 13 defensivos, que capturó para su vigésimo tercer doble-doble de la temporada.
El quinteto de Atlanta podría seguir haciendo historia y tiene suficiente material humano para lograrlo.
En caso de derrotar hoy a los Pistons de Detroit y a los Pacers de Indiana el miércoles, los de Georgia igualarán el récord de 14 triunfos consecutivos que consiguieron los Hawks de la temporada 1993-94. Y si ganan al Thunder de Oklahoma, el viernes, lo superarán.
Sin un jugador “MVP” ni un “Rey” que los comande, este equipo ha conseguido más victorias que ninguno otro y la única incógnita será si puedan mantener su nivel hasta que lleguen los “playoffs”; que puedo asegurarles ahí estarán.

 

Walter Herrera
[email protected]

 

Ver comentarios