Enviar
Varios partidos y dirigentes de la oposición de diferentes tendencias denunciaron irregularidades y fraude en el proceso
Fernández gana con el 42,25% de los votos

• 27 millones de argentinos acudieron a las urnas para elegir al presidente y vicepresidente del país, así como a gobernadores de ocho provincias

Buenos Aires
EFE

La primera dama Cristina Fernández de Kirchner ganó ayer las elecciones presidenciales argentinas con el 42,25% de los votos, según los primeros resultados oficiales del escrutinio provisional.
Escrutado el 9,64% de las mesas, equivalente al 5,87% de los votos, con este resultado la postulante del oficialista Frente para la Victoria se impuso en estos comicios en primera vuelta.
De acuerdo con los datos difundidos por el Ministerio del Interior, el segundo lugar lo obtuvo el candidato del frente centro-progresista Una Nación Avanzada (UNA), el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, con el 21,58% de los votos.
Tercera se ubicó la aspirante de la Coalición Cívica, la líder de centroizquierda Elisa Carrió, quien logró el 18,13% de los votos.
Partidarios del oficialista Frente Para la Victoria (FPV) festejaban por anticipado el triunfo de Fernández en los comicios presidenciales celebrados ayer.
A dos horas del cierre de la votación y cuando aún no fueron difundidos los primeros resultados oficiales, los militantes comenzaban a confluir en el hotel de Buenos Aires donde funciona el comando de campaña del FPV.
“Volveremos a ser gobierno como en el 73” , gritaban algunos jóvenes peronistas, al comparar el posible triunfo de la esposa del presidente Néstor Kirchner con los comicios ganados por Héctor Cámpora en 1973, cuando aún no había regresado al país el líder del Partido Justicialista (peronista), Juan Domingo Perón.
Una euforia similar mostraban funcionarios y colaboradores de Fernández en el interior del Hotel Intercontinental, donde tanto la primera dama como el jefe del Estado seguían la evolución del escrutinio.
Fuentes del FPV consultadas por Efe dijeron que de acuerdo a los datos con los que cuentan la fuerza “está ganando con más del 45% de los votos en todo el país” , tal como señalaban las encuestas a pie de urna difundidas por los medios de comunicación.
Agregaron que la candidata presidencial del oficialismo “está primera en la provincia de Buenos Aires”, la más poblada del país y que representa cerca del 40% del padrón electoral, mientras que “ocupa el segundo puesto en Santa Fe y el tercero en Córdoba”, los otros principales distritos del interior argentino
Las fuentes evitaron hacer comentarios sobre las denuncias de irregularidades y hasta de fraude en los comicios de ayer que hicieron varios partidos y dirigentes de la oposición de diferentes tendencias, pero el Gobierno dijo que el proceso fue “ejemplar”.
Las denuncias presentadas ante la justicia electoral se centran en la falta de boletas o papeletas de algunos partidos en los centros de votación.
El ministro del Interior, Aníbal Fernández, señaló, sin embargo, que el proceso electoral de hoy fue “cristalino” y “ejemplar” y que no es responsabilidad de las autoridades, sino de los partidos el reponer las papeletas.
En una rueda de prensa en el lugar donde está instalado el centro de cómputo de votos, Fernández aclaró que la decisión de ampliar una hora el horario de votación en la capital fue tomada por la jueza electoral local y no por la Cámara Nacional Electoral, cuyo ámbito de actuación es todo el país.
Entre los que denunciaron irregularidades está también el ex presidente Carlos Menem (1989-1999).
En un comunicado, Menem señaló que se dio un “tremendo retroceso” en la democracia argentina con la “concreción de un notable fraude” en la periferia de Buenos Aires, mediante la eliminación de las boletas de la oposición en los lugares de votación.
Tanto la primera dama como el Presidente votaron por la mañana en la provincia sureña de Santa Cruz, de la que el jefe del Estado es nativo y fue gobernador durante doce años (1991-2003), para luego viajar a Buenos Aires.
Los argentinos acudieron ayer a las urnas para votar por el próximo presidente y a más de 400 cargos nacionales y provinciales en unas elecciones que son las sextas consecutivas desde que se recuperó la democracia en el país, en 1983.
La candidata presidencial izquierdista Vilma Ripoll, del Movimiento Socialista de los Trabajadores-Nueva Izquierda, también denuncio “maniobras de fraude” mediante el “robo” de papeletas.


Ver comentarios