Fans de coches familiares de Volvo se preparan para el nuevo V90
Este verano boreal, Volvo lanzará el V90. Bloomberg/La República
Enviar

En las décadas de 1980 y 1990, Volvo fue la marca europea importada más vendida en Estados Unidos y la primera en superar el hito de 100 mil ventas anuales.

En una época en la que los fabricantes locales comenzaban a abandonar el mercado tradicional de coches familiares, estos solían constituir un tercio de las ventas de Volvo, y más todavía en mercados de primer nivel como el nordeste o la costa oeste de Estados Unidos.

“Ha sido la mayor parte de nuestros negocios, con los años, en ocasiones nos costaba vender el sedán porque los coches familiares eran muy populares, es un vehículo muy práctico", dijo Ray Ciccolo, que dirige Boston Volvo.

Sin embargo, al final del siglo XX, Volvo empezó a verse ampliamente superada en ventas en Estados Unidos por vehículos importados más exclusivos y deportivos como BMW AG y otros más refinados como el Lexus de Toyota Motor Corp., la marca decidió que debía descartar su patrimonio utilitarista y pasar a un mercado más exclusivo.

Así, agregó curvas más sinuosas y funciones de lujo a sus vehículos y se expandió al floreciente mercado de crossovers y vehículos utilitarios deportivos (SUV, por sus siglas en inglés). Incluso, durante un breve período a fines de la década pasada, la empresa dejó de vender coches familiares en Estados Unidos.

Este verano boreal, Volvo lanzará el V90, un coche familiar totalmente nuevo y bonito, y el V90 Cross Country, con tracción en las cuatro ruedas. Los modelos se sumarán a su V60 y V60 Cross Country de tamaño mediano para expandir la línea de coches familiares, aunque esos modelos anteriores representaron solo el 7,5% de las ventas de la marca en 2016.

El Cross Country estará disponible en las concesionarias, mientras que el V90 solo se podrá encargar con pedidos especiales por Internet. Volvo recomienda volar a Suecia para recibir el pedido, disfrute el viaje gratis para usted y un amigo a cuenta de Volvo, si no, se lo enviarán con gusto a su concesionaria local.

¿Por qué Volvo sigue dándoles coches familiares a sus clientes si esos vehículos representaron solo el 1% de sus ventas en Estados Unidos en 2015? En primer lugar, sus compradores tienden a ser los más ricos de cualquier categoría.

Las marcas de lujo, especialmente las que se esfuerzan tanto como Volvo, codician la oportunidad para enamorar a los consumidores exclusivos, lo cual ayuda a trasmitir la idea de ser conocedor de gustos exigentes. Una especie de riqueza sigilosa.

En segundo lugar, los dueños de los coches familiares de Volvo son algunos de los clientes más dedicados de la marca, defensores y embajadores fundamentales para robarles clientes a marcas competitivas.



Ver comentarios