Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



NACIONALES


Fallo de Setena sobre APM se conocerá el jueves

Rodrigo Díaz [email protected] | Lunes 20 octubre, 2014

Luego de superar múltiples obstáculos legales y la oposición de algunos sectores, APM Terminals recibirá el último veredicto necesario para que la nueva terminal de Moín empiece a construirse el próximo año. Archivo/La República


Nueva terminal en Moín enfrenta último eslabón para iniciar obras

Fallo de Setena sobre APM se conocerá el jueves

Si da el aval, trabajos empezarían en enero; si lo rechaza, el proyecto se archivaría

La resolución con respecto a la viabilidad ambiental para que el proyecto de la nueva terminal de contenedores dé inicio, se dará a conocer este jueves, por parte de la Secretaría Técnica Ambiental (Setena).

El aval dependerá de que la concesionaria APM Terminals, de capital holandés, haya respondido a satisfacción una serie de aclaraciones solicitadas por la entidad.
Si Setena se siente conforme con las explicaciones, podría dar el visto bueno que la terminal necesita para empezar a construirse, posiblemente a inicios del próximo año.
En caso contrario, si los estudios presentados no son suficientes, la entidad archivaría el proyecto, es decir, echaría por tierra la posibilidad de que Limón tenga una nueva terminal.
Setena envió hace seis meses un pliego de inquietudes sobre el estudio de impacto ambiental contratado por la concesionaria. Estas interrogantes y dudas fueron respondidas por APM en un anexo enviado el pasado 18 de setiembre.
“De acuerdo con los plazos fijados, Setena tiene cinco semanas de tiempo para responder, periodo que vence el próximo jueves 24 de octubre”, confirmó Freddy Bolaños, secretario general de dicha dependencia.
“A lo interno de la institución estamos organizados para cumplir con dicho tiempo”, agregó.
En esa fecha también vencerá el tercer plazo otorgado por Japdeva, empresa estatal dueña de la obra, para que APM Terminals entregue la viabilidad ambiental. La ampliación del plazo se ha dado por el retraso de más de dos años para obtener este aval.
El último obstáculo se produjo en abril pasado, cuando Setena estimó que el estudio entregado por la empresa holandesa no aportaba información suficiente para determinar si la nueva terminal es viable desde el punto de vista ambiental.
Entre otros cuestionamientos, se señalaron elementos relacionados con el dragado y el relleno, que serán necesarios para construir la isla artificial de 80 hectáreas que se utilizará como muelle para recibir a los barcos postpanamax.
También se indicaron inconsistencias sobre la extensión de la obra y la ausencia de algunos estudios.
La empresa busca obtener todos los permisos para comenzar las obras que dotarán a la provincia de Limón de un puerto que acelere los procesos de carga y descarga de contenedores, con el fin de brindar mayor competitividad al país.
Recientemente, la Sala Primera rechazó un recurso de casación presentado por el Sindicato de Trabajadores de Japdeva contra la terminal.
Actualmente, el país ocupa el lugar 128 en infraestructura de puertos, de acuerdo con el Índice de Competitividad, estudio que elabora el Foro Económico Mundial.

Rodrigo Díaz
[email protected]
@La_Republica