Etica en la hospitalidad
Enviar
Etica en la hospitalidad


La reciente toma de poder del presidente de Estados Unidos Barack Obama tendrá indiscutiblemente efectos que van más allá de lo político.
Quien no haya interpretado los signos de los tiempos, puede ser que se esté perdiendo de algo importante. Celebramos estos cambios, que como un rompecabezas que se va armando ante nuestros ojos, son un presagio de lo que se estará desenvolviendo en menor tiempo del que pensamos.
Hay algo visceral en este acto político y tiene que ver con un asunto ético.
En el caso de la industria de la hospitalidad, entiéndase hoteles y restaurantes eminentemente, (tampoco queda excluida toda rama de la industria del turismo pues se basa en el componente más importante: servicio) impulsará iniciativas relacionadas con prácticas que apoyen la conservación del medio ambiente, la responsabilidad social empresarial como un todo y sobre todas las cosas decir la verdad profesionalmente hablando. Que políticamente pueda representar un hecho real estará por verse, lo que sí es cierto es que está en nuestras mentes y se está clavando en nuestros corazones.
Habrá cierta intolerancia a crecer sobre bases irresponsables que nos llevaron a esta debacle económica y de la cual también hemos, en mayor o menor parte, sido corresponsables y sobre todo al mantener un crecimiento sostenido en plataformas endebles.
¿Quién no desea vivir mejor cada día y si a la colectividad se dirige en una dirección, quién soy yo como individuo para llevarle la contraria? Diría alguien.
El consumismo por el consumismo está acabado, el consumismo para la satisfacción del ego está acabado, lo que hagamos en esa dirección tendrá cada vez menos fundamento y explicación sobre todo si afectamos el ambiente y a otras personas. Restaurantes y hoteles, establecimientos en general de servicio deben saber que las prácticas de conservación no son ya una moda, son una realidad y deben estar contempladas en la vida diaria como iniciativa responsable.
¿A cuánto estamos en Costa Rica de llegar a este estado?
Falta mucho, es hora de leer los signos de los tiempos y al ver esa multitud que también estaba allí por otras razones, que representa una impresionante masa humana y que trasciende las fronteras en su deseo para tocar la universalidad, en el deseo de tener una mejor calidad de vida.
¡La industria de la hospitalidad no se exime desde luego de responder a estos deseos!
Buen provecho y hasta la próxima semana.

Ver comentarios