Enviar
Dólar empujaría el techo de las bandas

Colón se depreciaría durante primeros meses de 2009, por ello no se aconseja deshacerse de las divisas

Erick Díaz
[email protected]

Las brisas que denotaron un leve poder del colón frente al dólar a finales de noviembre no cambiaron la constante del segundo semestre: el tipo de cambio se pegó al techo de la banda.
La relación de venta referencia del Banco Central de Costa Rica (BCCR), del colón frente al dólar, varió un 6,8% a favor de la divisa estadounidense el primero de diciembre de 2008, en comparación con el mismo día un año atrás.
Esa variación pudo ser mayor de no ser por el repunte pasajero del colón entre el 21 de noviembre y el 3 de diciembre, cuando el tipo de cambio varió un 5% a favor de esta moneda: la venta llegó a ¢533,79. No obstante, el 9 de diciembre se desplazó hacia el límite superior de la banda, alcanzando ¢562,55.
¿Qué se espera para 2009? “Creo que hay condiciones de balanza de pagos —déficit en cuenta corriente— y de competitividad que posiblemente llevarán a que el tipo de cambio se devalúe en un porcentaje ligeramente mayor al implícito en la pendiente de la banda superior”, manifestó Alberto Franco, economista y analista.
La necesidad de los actores económicos de captar divisas para enfrentar compromisos internacionales también hace poco probable que el colón se aprecie.
No quedan de lado las proyecciones de una posible caída de la inversión extranjera directa, del ingreso por turismo, así como tasas de crecimiento del BCCR menores que las actuales.
“Hay que agregar la convulsión en los mercados internacionales, que podría complicar el financiamiento requerido por la economía costarricense con recursos foráneos”, visualizó Rigoberto Torres, director de la Escuela de Economía de la Universidad Latina de Costa Rica.
Por ello, y a pesar de los momentos en que el colón gana valor, no se recomienda deshacerse de dólares.
El repunte del colón a finales de noviembre obedeció más a factores coyunturales que generaron una oferta abundante de divisas en el mercado.
Por ejemplo, las empresas trajeron recursos para pagar aguinaldos e impuestos, se dio una baja de las importaciones de bienes finales, influyó la temporada alta de turismo.
“Noviembre y diciembre son meses particulares, ya que las empresas reciben capital que colonizan. Pero en enero esta situación se normaliza”, aseguró Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del BCCR.
Sin embargo, una volatilidad cambiaria tiene su riesgo, especialmente por la incertidumbre implícita que genera entre los inversores.
“Afecta negativamente la planeación de las acciones que deben tomar los agentes económicos, lo que contribuiría a la recesión”, manifestó Luis Loría, presidente de Strategic Advantage Consulting Group.
Ver comentarios